12 mar. 2013

EL RESULTADO ESPERADO

Malvinas: Esperado y rotundo 99,8% por la soberanía inglesaComo se esperaba, el 99,8% de los habitantes de las islas Malvinas ratificaron su deseo de continuar como territorio británico de ultramar. Ahora pedirán a la ONU que se dé por terminado el debate sobre su descolonización. Aunque el Gobierno argentino ya había manifestado que el referendum, y con él su resultado, es "irrelevante". El resultado fue el que se esperaba. El 99,8% de los habitantes de las islas pidió en el referéndum mantener el vínculo con el Reino Unido y preservar su status de territorio británico de ultramar. Con una asistencia del 92%, fueron 1.513 personas las que respaldaron el sí, mientras que sólo tres se inclinaron por el no y un voto fue anulado, según informó Keith Padgett, encargado de la consulta popular. Una vez que los porcentajes fueron anunciados, pasadas las 22:30 (hora local y argentina), estallaron los festejos. Congregados frente a la catedral anglicana, los habitantes de Puerto Argentino (Port Stanley para los isleños), ondearon sus banderas con los colores de la Union Jack, posaron para las cámaras de la prensa internacional y entonaron a coro "God save the queen", "We are the champions" y "Rule Britannia!". Ahora, representantes de la Asamblea Legislativa local llevarán los resultados al Comité de Descolonización de las Naciones Unidas para reclamar que se respete la decisión votada en base a su proclamado derecho a la autodeterminación. El referéndum será además presentado en numerosos países para intentar que o mantengan el respaldo a su causa o bien se decanten por hacerlo.
Sin embargo, el gobierno argentino ya había anticipado que el resultado cantado del plebiscito es "irrelevante" porque no posee "ningún sustento legal". 
"El derecho a la libre determinación no es un derecho reconocido a cualquier comunidad humana establecida sobre un territorio, sino únicamente a los pueblos. Los actuales habitantes de las Islas Malvinas no son reconocidos como un pueblo por las resoluciones de las Naciones Unidas", había señalado días atrás la embajadora en Gran Bretaña, Alicia Castro.
Minutos después de oír los resultados en el ayuntamiento de Puerto Argentino, la legisladora Jan Cheek señaló que "se debe reconocer nuestro proceso democrático, aún cuando los números hayan sido pequeños". Mientras tanto, un ciudadano anónimo gritaba desde el fondo de la sala: "Argentina no va a poder ignorar esto".
A falta de una entidad internacional que observara la cuestionada votación, el referéndum fue seguido por una misión de la ONG Canadem. "Es nuestra conclusión que el proceso del referendo fue libre y justo, y refleja la voluntad democrática de los votantes de las Islas Malvinas", señaló su titular, Brad Smith, minutos después de que se conocieran los resultados.
Pasadas las 12, el frío dispersó a la mayoría de los manifestantes. 
Por su parte, el primer ministro David Cameron instó a la Argentina a "respetar" los deseos de los kelpers, que votaron, como era de preverse, por mayoría abrumadora permanecer bajo soberanía inglesa.
"Deben tomar buena nota de este resultado. Los habitantes de las Falklands no podían hablar más claro. Quieren seguir siendo británicos y todo el mundo, incluida la Argentina, debería respetar este punto de vista", afirmó hoy Cameron, tras el abrumador y previsible triunfo.
Por su parte, el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, saludó a través de un comunicado el resultado del referéndum en las Islas Malvinas y también urgió "a todos los países" a aceptarlo.
"Siempre hemos tenido claro que creemos en los derechos de los habitantes de las Falklands a determinar su propio futuro y a decidir el camino que desean tomar. Es justo que, en el siglo XXI, estos derechos sean respetados", agregó el jefe de la diplomacia británica en la nota.
Según Hague, el resultado del referéndum, realizado con la bendición del gobierno de Cameron, "demuestra más claramente que nunca" la posición de los kelpers.
En un mismo sentido, el responsable de América Latina en la cancillería del Reino Unido, Hugo Swire, confesó en su cuenta de 'Twitter' no estar sorprendido por el resultado, añadiendo que "ahora el mundo debe escuchar el punto de vista de quienes viven en la isla".
En tanto, el gobierno autónomo de las Malvinas también festejó el resultado a través de su cuenta de microblogging, acompañando los datos finales de la votación con un excitado "¡Nuestra gente ha hablado!".
Publicar un comentario