17 dic. 2014

ANIBAL SE DESPIDIÓ DEL SENADO

Los senadores despidieron a Aníbal Fernández
Lejos de los contrapuntos que supieron mantener en el recinto, representantes de todas las bancadas elogiaron al designado secretario general de la Presidencia y le desearon el mayor de los éxitos. Terminaba la sesión de la Cámara alta ya totalmente fuera de agenda. la senadora Liliana Negre de Alonso tomó la palabra simplemente para “saludar y desearle éxito al senador Aníbal Fernández en la nueva gestión” que va a emprender, y así, quedó habilitada una ronda de saludos que continuó Miguel Pichetto, quien aclaró que “no me gustan ni los velorios, ni las despedidas… ni los casamientos….”.  “Ni nada”, le acotó Amado Boudou, divertido, y entre las risas de todos. Pichetto sonrió y continuó: “De todos modos queríamos hacer un reconocimiento de todos nuestros bloques”, dijo, y concluyó: “Aníbal, suerte y sabés que tenés el afecto nuestro”. A continuación, el jefe del bloque radical, Gerardo Morales también le deseó “suerte en la gestión” y le pidió “que atienda el teléfono y nos trate como compañeros de banca que fuimos y reconocemos su trabajo”.
En el mismo sentido se pronunció Rubén Giustiniani, quien dijo que “despedimos con afecto al senador Fernández, le deseamos éxito” y le pidió “que se porte bien en el proceso electoral”, recordando que “compartimos con él proyectos importantes” durante su paso por el Senado. En su estilo campechano, el senador Alfredo De Angeli tomó la palabra en nombre de su bloque y tras desearle éxito a Aníbal, comenzó a complicar su despedida al hacer una confesión personal: “La verdad que después de haberlo seguido tanto por la televisión y en los medios, tuve la oportunidad de conocerlo personalmente y me demostró…”, ante lo que Boudou, jocoso, acotó: “Había muchas dudas”, y ante la insistencia de De Angeli por continuar, le dijo “deje que está bien”.
“No, pará, pará”, reclamó el entrerriano cuando ya le estaban dando la palabra a otro senador. “Queda como el otro día, como que dije que eras un ser humano, no un animal”, insistió De Angeli, y entre risas, Boudou lo seguía chicaneando: “No siga aclarando”. Finalmente el senador de Unión Pro pudo concluir su saludo, ya dejando de lado todo intento de formalidad: “Me demostraste todo lo contrario a lo que pensaba de vos y te agradezco mucho lo que hiciste en lo personal”. El neuquino Guillermo Pereyra dijo luego que “no le deseamos éxito, sabemos que va a tenerlo; nos conocemos desde hace muchos años, conozco mucho su capacidad”, tras lo cual el mendocino Ernesto Sanz siguió en tono de broma: “Siempre supimos que detrás de los bigotes había un hombre”, dijo, y tras otros saludos, entre ellos el deseo de “mucho éxito” de Nito Artaza, cerró la ronda su compañera de lista en 2011, la bonaerense María Laura Leguizamón: “Se me va la mitad de la conducción, así que Aníbal, te vamos a extrañar, y nos vamos a quedar para cuidar las espaldas. Mucho cariño al acompañar a la presidenta en su gestión”, le deseó.Tomó la palabra el senador Fernández, quien reconoció haber llegado al Cuerpo “con un montón de preconceptos”, pero haberse encontrado también “con un grupo bárbaro de 72 seres humanos, como dice el Colorado de Banfield”, señaló riendo.Tras parafrasear a Crisólogo Larralde, quien decía que “la política sirve para muchas cosas, pero también para hacer amigos”, aseguró llevarse “amigos de todos los sectores, de los que estaban de antes y los que vinieron nuevos”. Y concluyó expresando su deseo de que “ojalá no me decepcionen nunca”, y afirmó que “todos estamos con un objetivo común que es el bien común”.
Publicar un comentario