24 feb. 2015

LOS ARGENTINOS ABANDONAN LOS PRODUCTOS DE LUJO

Con el bolsillo más apretado, los argentinos abandonan los productos ‘de lujo’
Los consumidores comenzaron a reducir la compra de productos que no integran la canasta básica, como cereales, sopas o cremas. Los rubros de bebidas y cuidado del hogar se mantienen más estables. El canal discount y los mayoristas continúan creciendo y fidelizando consumidores, mientras que los hipermercados, autoservicios y almacenes pierden clientela. El 2015 encontrará a los consumidores argentinos con los bolsillos menos llenos y los presupuestos más ajustados que, por supuesto, comenzarán por reducir la compra de los productos que no son considerados como de mayor necesidad. Nueve de cada 10 categorías del segmento de productos prescindibles –que incluye a aquellas que tienen menos cantidad de compradores y que no suponen un gasto necesario para los consumidores en general, como cereales, sopas, cremas corporales y faciales, entre otras– comenzaron a perder adeptos en un país donde la situación económica y la brecha entre ingresos y precios impactó en el consumo. Así se desprende de un trabajo elaborado denominado "Consumer Insights" que realiza la consultora Kantar Worldpanel.
"El consumidor se vio obligado a reorganizar los gastos de su hogar, y su reacción fue bien clara y racional. Disminuyó notablemente sus compras en categorías que podríamos definir como prescindibles: con un 13% de caída en volumen en comparación al 2013, y en la frecuencia de compra en un 5%", destacó Juan Manuel Primbas, country manager de Kantar Worldpanel. Con todo, los rubros de bebidas y cuidado del hogar son los menos afectados y las "categorías estrella" son las cervezas y rollos de cocina que se destacan porque sus compras son más grandes, de acuerdo con el informe. Los productos básicos, que incluyen los que tienen más cantidad de compradores como pastas, yerba, aceites y papel higiénico, entre otras, mantienen estable su volumen, aunque su frecuencia de compra disminuye pero, al mismo tiempo, se incrementa la cantidad comprada en cada visita al canal. Sólo aumentan su consumo entre los consumidores de los extremos de la pirámide social.
Los niveles medio bajo y bajo superior que son los más afectados y resignan consumo a partir de compras más espaciadas: básicamente las realizan cada cuatro días mientras que el resto de la población lo hace cada tres. En cuanto a los canales de compra, el canal discount y los mayoristas continúan creciendo y fidelizando consumidores mientras que los hipermercados, autoservicios y almacenes son los que más clientela pierden. Para el consumo, 2014 representó un año de inflexión y cambio porque fue la primera vez desde 2003 que el consumo masivo se contrajo.
Por eso, los consumidores se vieron obligados a repensar y ajustar sus planes y prioridades de compra. Tendencia que se mantendrá a lo largo de este año.Según el informe de la consultora, la duración que está teniendo este "estancamiento económico con distorsiones" es uno de los rasgos principales y más novedosos, dentro de su amplia experiencia en procesos de crisis e incertidumbre. "Partiendo del supuesto que en 2015 tanto la situación económica como la brecha entre ingresos y precios serán similares, podemos proyectar que el consumo masivo se mantendrá estancado este año" explicaron desde la consultora. Pero advirtieron que esta situación también representa "nuevas oportunidades" para el desarrollo de segmentos o categorías de mayor valor, que ya sufrieron un fuerte ajuste durante 2014.
Publicar un comentario