9 jun. 2015

VIOLÓ A SUS HIJASTRAS DE 9 Y 11 Y DIJO QUE ESTABA SONAMBULO CUANDO LO HIZO

Violó a sus hijastras de 9 y 11 años: argumentó que estaba sonámbulo cuando lo hizo. Ocurrió en Neuquén. El implicado fue declarado culpable por un tribunal, que ahora deberá dictarle la pena. Podría ir hasta 40 años a prisión. Dos nenas fueron abusadas durante cinco años, la primera vez cuando tenían 9 y 11 años de edad, por la expareja de su madre. El hecho fue denunciado gracias una de ellas, enterada de la posibilidad de que su mamá recompusiera su relación con el hombre, le relató a su abuela el calvario que vivió tanto ella como su hermana.
El acusado, Guillermo Russo, argumentó que se encontraba sonámbulo al momento de abusar de las pequeñas y fuedeclarado culpable por un tribunal por el crimen.
Durante el juicio, en la provincia de Neuquén, la defensa del imputado sostuvo que había cometido los ataques al estar sonámbulo. La condena podría ir de los 8 a los 40 años de prisión efectiva, pero será dictada en los próximos días en una nueva audiencia, según informa diario Uno.
Lo condenaron por violar y embarazar a su hija y luego hacer lo mismo con su hija-nieta. El hombre de 62 años, es ingeniero agrónomo y padre de siete hijos, fue declaradoculpable del abuso sexual de las hijas de su exmujer. Los abusos se extendieron durante los años 2003 y 2008; durante ese tiempo, Russo y la madre de las víctimas mantuvieron una relación sentimental.
El menor que sufrió una violación vive con miedo y asegura: "¿Todo esto es por mí? Me da vergüenza". En 2009, una de las nenas (por entonces de 14 años), en medio de una reunión familiar y ante la perspectiva de que su madre se arreglara de nuevo con el hombre con el que había finalizado una relación, contó su padecimiento a su abuela y confesó que no podía soportarlo más.
Prisión perpetua para un hombre que violó y asesinó a un bebé de 18 meses
Durante el juicio, la defensa aseguró que Russo, de haber cometido los ataques, lo hizo durante sus episodios de sonambulismo. Es decir, que el hombre no era consciente de lo que hacía con su cuerpo. El ingeniero tenía estos lapsus, siempre según el hilo de su defensa, cada vez que la mujer salía a trabajar de noche a una localidad vecina. Así, subía las escaleras que separaban el living de las piezas de las nenas y luego las violaba. Una vez establecida la culpabilidad del ingeniero, la abuela de las víctimas le rogó al juez que la Justicia actúe con celeridad. "Doctor, temo que se fugue", le dijo. Por su parte, Andrea Lupori, de la Multisectorial Mujeres de Cipolletti, acotó: "Es un peligro para toda la sociedad, niñas y niños que este hombre esté suelto”. “Tiene todos los recursos para fugarse y nada que perder acá", concluyó.
Publicar un comentario