2 jul. 2015

DALE JUAN CONTAME QUE ES LA CERELA

Guiño de Cristina a Manzur en el Cerela
La Presidenta inauguró por videoconferencia el nuevo edificio El vicegobernador destacó las obras del centro de investigación científica que funciona en Tucumán.
¿O fue el destino o fue pura estrategia política? Inicialmente, el encargado de dialogar por videoconferencia con la presidentaCristina Fernández de Kirchner iba a ser el propio gobernador José Alperovich. El acto protocolar iba a realizarse el martes, pero por cuestiones de agenda se realizó ayer, cuando el titular del PE ya se encontraba en La Rioja. Por este motivo, quien conversó con Cristina fue Juan Manzur, vicegobernador y candidato al sillón de Lucas Córdoba.  “Contame Juan, ¿qué es el Cerela? Mirá qué lindo nombre, Cerela… A ver, dale, contanos...”. De esta manera, la Presidenta comenzó el diálogo por videoconferencia el ex ministro de Salud de la Nación. El presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), Roberto Salvarezza, acompañó a Manzur durante la comunicación con la mandataria nacional. Entre los invitados, becarios y científicos del Cerela se ubicó José “Pepe” Scioli, hermano del gobernador de Buenos Aires y candidato a presidente, Daniel Scioli. Ante la pregunta de Cristina, Manzur respondió con tono académico. “El Cerela es un centro de investigación de bacterias lácteas. Es único no sólo a nivel nacional sino también internacional y muy pocos a nivel mundial. Es uno de los centros de excelencia que se encarga de seleccionar lactobacilos y la aplicación que esto tiene es en los alimentos. Es un centro que hoy tiene 35 científicos. Y entre todos los centros de investigación hay 291 científicos de primerísimo nivel nacional e internacional trabajando”, se jactó Manzur. A su turno, la directora del Centro de Referencia para Lactobacilos (Cerela), Graciela Font, también destacó el trabajo de los becarios y ponderó las nuevas obras que ayer fueron inauguradas. “Esta es la concreción de un sueño. En nuestros comienzos teníamos habitaciones levantadas con paredes de adobe que no estaban adecuadas para la investigación. Gracias por este voto de confianza que nos va a llevar a contribuir por una ciencia más justa e inclusiva. Usted conocía el ‘Yogurito’, pero además de ese producto se sumaron muchos otros”, recordó Font. Lucila Saavedra realizó un doctorado en Bioquímica y se fue a vivir cuatro años en Canadá. Es una de las tantas científicas que, junto con su marido que también es investigador, fueron repatriados al país. “Teníamos ganas de volver, siempre estuvo en nuestra mente volver y gracias al programa de repatriación de científicos pudimos hacerlo en 2008. Antes había poco espacio para investigar. Pero esta obra nos va a permitir hacer ciencia de calidad porque tenemos puesta la camiseta del Cerela”, se emocionó.
El nuevo edificio comprende 3.200 metros cuadrados distribuidos en cuatro pisos.
Publicar un comentario