23 jun. 2016

EL PAPELON DE LA MAESTRA EN EL ACTO DE LA BANDERA

HACE CLIC EN LA FOTO Y MIRA EL VIDEO
Abuchearon el discurso de una maestra en el acto del Día de la Bandera. Criticó al Gobierno y terminó siendo repudiada. “No me arrepiento”, aclaró al término del acto, que concluyó con la bandera rota por un error humano. Papelón. En pleno acto por el Día de la Bandera, la vicedirectora de una escuela criticó el "indiscriminado aumento en las tarifas, la inflación y el desempleo", lo que provocó un casi homogéneo y masivo abucheo de los asistentes. El insólito episodio se registró el martes pasado en la Plaza Dardo Rocha, de Necochea, donde se realizó el acto encabezado por el intendente Facundo López, quien luego hizo uso de la palabra para criticar a la docente. "Este es un acto patrio, para homenajear a la bandera, y no un acto político. Si queremos hacer política, tenemos todos los días del año y las elecciones para hacerlo", contrapuso el jefe comunal del massismo.
¿Qué dijo?
En su discurso, la vicedirectora de la Escuela Nº 40 de Quequén, Silvina Panarese, sorprendió a los asistentes ya desde el inicio: "Celebro que esta plaza no tenga vallas, no tenga tanques ni armas ni gente reprimiendo", chicaneó. Aludió de esta manera al acto encabezado el día anterior por el presidente Mauricio Macri en la ciudad de Rosario, donde militantes kirchneristas denunciaron que fueron reprimidos por la Gendarmería al intentar protestar contra el "tarifazo".
La docente resaltó la figura de Manuel Belgrano, de cuyo fallecimiento se cumplieron 196 años, al calificarlo como "un desobediente del poder central, un desobediente por naturaleza". En ese sentido, objetó el pensamiento de los actuales funcionarios nacionales, quienes dijo que están "a favor de los más ricos y en desmedro de los más pobres", tras lo cual trazó "un paralelismo con la actualidad".
Al respecto, opinó que la industria "hoy se encuentra en una situación crítica producto del indiscriminado aumento en las tarifas de los servicios públicos y la apertura paulatina de las importaciones". Y expresó: "No dejemos que nos sigan mezclando los zapallos con los melones. Los cruces de acusaciones de corrupción están tapando lo principal: la inflación, el desempleo, la baja de salarios y el aumento de la pobreza".
Además, atacó el rol del periodismo, al considerar que "en algunos casos se presta a todo tipo de operaciones políticas" y que "más que informa, desinforma, haciendo que el árbol nos tape el bosque".
¿Qué provocó?
En medio de sus palabras, hubo silbidos y abucheos por parte de la mayoría del público.
"¿Podemos seguir?", desafió ella, a lo cual le respondieron "noooo", "basta de política", "¡andate!" y "no seas desubicada", aunque algunas personas identificadas con el kirchnerismo, en menor número, la apoyaron con aplausos.
Al mismo tiempo, abanderados de escuelas empezaron a abandonar la plaza y otras personas comenzaron a cantar el Himno Nacional a capella, para tapar lo que la maestra decía.
Tras el escándalo, la Jefatura Distrital de Educación de Necochea comunicó que "no comparte los dichos" de la maestra y que no era "el momento, ni el ámbito apropiado para el tenor de dicho discurso".
Además, se inició una investigación contra la docente, algo que fue rechazado desde el gremio Suteba Necochea, que convocó a una protesta para respaldarla.
Sin mea culpa
"No me arrepiento para nada", aclaró la vicedirectora Paranese en una entrevista con QM Noticias. "La intolerancia hizo que nadie más pueda escuchar cómo seguía, tuve que cerrar con el último párrafo porque tenía gente insultándome alrededor", se defendió.
A su vez, reconoció que su alocución "no tenía como destinatario solamente a los chicos, sino también los adultos que estaban en la plaza".
La bandera, rota
La jornada parecía destinada a tener un pésimo final. Y así fue. Según el matutino Ecos Diarios, el papelón no terminó allí, porque luego un grupo de colaboradores del municipio se dispuso a desenrollar la amplia bandera de 15 por 9 metros colgada desde el primer piso del edificio municipal, con la impericia o mala suerte de que el enorme paño quedó atascado en una luminaria.
La vecina Stella Maris Royo, quien confeccionó la bandera donada a la comuna y estaba ubicada en inmediaciones del palco, terminó llorando desconsoladamente cuando la enseña se extendió hasta la acera y se descubrió un flamante agujero.
Publicar un comentario