20 jun. 2016

López, un eslabón clave para los negocios millonarios de Báez

Licitaciones sospechosas
Mantuvieron una relación tensa pero funcional. Cuando en mayo de 2003 Lázaro Báez constituyó Austral Construcciones, Néstor Kirchner le confirmó a José López que iba a asumir como secretario de Obras Públicas. Durante los siguientes 12 años, no sólo los unió un contrato de alquiler de $105.600 distribuidos en 24 meses por una vivienda de la esposa de López, sino también un circuito de pagos y licitaciones a través de la obra pública que garantizó ingresos millonarios al Grupo Austral. Con ese camino de privilegios allanado, más de $ 5.000 millones fueron dirigidos a las constructoras de Báez, por obras en caminos provinciales que no debían ser financiados por Vialidad Nacional. La firma de López fue indispensable para que se impulsen estas licitaciones. En Vialidad Nacional Distrito 23, sede en Santa Cruz, el nombre de José López era conocido, habitual. Daba órdenes para agilizar los pagos de obras a favor de Báez y de aprobar la modificación de obras que generaron considerables aumentos en los costos originales, según consta una auditoría del nuevo Gobierno y confirman fuentes provinciales. Un caso emblemático es la Ruta 47, tramo Puerto Deseado - El Salado que, según datos oficiales, se pagó 2,8 millones de dólares cuando su costo original era de 350 mil dólares. La cifra final de los trabajos para Báez en la provincia es aún mayor: $ 5.169 millones a favor del Grupo Austral (Austral Construcciones, Kank & Costilla, Loscalzos y Del Curto y Biancalani) distribuidos en once rutas provinciales que Vialidad Nacional no tenía por qué financiar. Estos contratos y sus posteriores modificaciones, habría sido facilitados por López.
“La Gerencia de Obras de Vialidad Nacional tenía obligatoriamente que pasar por la Secretaría de Obras Públicas de la Nación, la Secretaría de López era el inicio y fin de todo lo que hizo Vialidad” indicaron las actuales autoridades. El sistema permitió, sobre todo, que el circuito de pagos y contratos se vuelque en rutas provinciales y “muchos caminos que no tienen nada de tránsito. Encima, se licitaron con importantes sobreprecios y ninguno se terminó”, indicó un inspector de obra de la actual gestión. La auditoría de Vialidad Nacional sobre la obra pública en Santa Cruz, no sólo determinó que el 78,4 % de los contratos quedaron en manos de Lázaro Báez (por una suma de $ 21.600 millones), sino que el 50% de los mismo no se concluyeron. En el listado hay 11 obras sobre rutas provinciales, “se tratan de miles de millones de pesos que direccionó a favor de Báez”, informaron a este medio. Este listado incluye obras sobre las rutas provinciales 47,9, 25, 39, 41, 49, 2, y el acceso a Río Gallegos. Fueron licitados originalmente por $ 2.530 millones y gracias a la documentación que avaló José López desde su área, Báez terminó cobrando $ 5.169 millones: Un sobreprecio del 104 %. Los 11 contratos a lo largo de los años, sufrieron modificaciones de obras, esto significa que se le añadieron trabajos adicionales no contemplados en el pliego licitatorio. “López autorizó todas esas modificaciones y era el que bajaba la orden de cuándo se debían cambiar, cómo hacer la redeterminación de precios”, indicaron desde el Distrito 23 en Santa Cruz. La liberación de los pagos, se realizó con la autorización directa del ex secretario de Obras Públicas que impulsó la confección de mucha de estas licitaciones sobre caminos provinciales. Las certificaciones se realizaban en un plazo de 34 días, mientras que el resto de las empresas debían esperar en promedio, 213 días. Estos cambios, además del filtro de López, se pudieron hacer por el visto bueno de la máxima autoridad del ministerio de Planificación: Julio De Vido
Publicar un comentario