15 jun. 2016

PROYECTO PARA EL RECICLAJE DE PILAS Y BATERÍAS EN LA PROVINCIA,

EL LEGISLADOR CLAUDIO VIÑA PRESENTO UN PROYECTO PARA EL RECICLAJE DE PILAS Y BATERIAS EN LA PROVINCIA,
FUNDAMENTOS
La energía compactada en una pila permite escuchar música, operar a distancia equipos electrónicos y mantener en funcionamiento otros aparatos como cámaras fotográficas y teléfonos celulares. Cuando esa energía se extingue, tiramos la pila a la basura.
Una pila es una pequeña unidad electroquímica, contenida en una caja cuadrada o cilíndrica con dos terminales que representan los polos positivo y negativo. Sus componentes químicos se transforman en energía, y ésta hace funcionar a los aparatos.
El consumo de pilas y baterías, primarias (no recargables) y secundarias (recargables) tiende a incrementarse año tras año por el incesante aumento de la cantidad de aparatos y artefactos que las utilizan. Es por ello necesario tener en cuenta la toxicidad de sus compuestos en virtud del incesante crecimiento de este tipo de residuos dentro del flujo de los residuos sólidos urbanos (RSU) o residuos domiciliarios (RD) y en los sitios de disposición final.
Las pilas y baterías usadas pertenecen a la categoría de los llamados residuos domiciliarios (RD) o residuos sólidos urbanos (RSU) porque surgen del flujo habitual de los residuos domésticos. Principalmente provienen de electrodomésticos medianos y pequeños, teléfonos celulares, calculadoras, computadoras portátiles, cámaras fotográficas y de video, relojes y juguetes, etc.
Sin embargo las pilas y baterías, junto a otro número de RSU, cumplen además con los criterios de residuos peligrosos, por lo que pueden ser clasificadas como residuos peligrosos universales o masivos. Esta clase de residuos pueden tener origen domiciliario, comercial o industrial, pero en virtud de presentar alguna característica de peligrosidad es conveniente su recolección diferenciada de los RSU.
Es por ello que, debido a sus características específicas, las pilas y las baterías ocupan un lugar incierto en las normativas de gestión de RSU o RD. Asimismo, no existe una legislación específica que tenga como objeto la gestión de las pilas y baterías primarias y secundarias una vez terminada su vida útil por fuera del sistema de gestión de RSU o residuos peligrosos.
Todas las pilas y baterías contienen materiales tóxicos (generalmente metales) que tienen la potencialidad de ser liberados y causar impactos en su tratamiento (según la tecnología) y disposición final.
Hoy, la enorme mayoría de las pilas y baterías es depositada en rellenos sanitarios comunes y basurales junto con el resto de los RSU. Al disponerse los residuos en los rellenos, comienzan a descomponerse mediante una serie de procesos químicos complejos. Los productos principales de la descomposición son los líquidos lixiviados y los gases. Tanto los líquidos como los gases pueden afectar la salud de las poblaciones de los alrededores.
Como todas las pilas contienen materiales contaminantes que tienen la potencialidad de ser liberados y causar impactos en su tratamiento y disposición final, es imprescindible que sean separadas del flujo de los residuos domiciliarios, ya que en los rellenos sanitarios comunes la lluvia lava los restos de las pilas y arrastra el mercurio, que se abre paso a través de la tierra, contaminándola, hasta que encuentra la napa subterránea de agua y la contamina también.
Como el agua de la napa está siempre en movimiento, termina volcándose en los ríos y así llega al mar. Actualmente, buena parte de los mares del planeta están contaminados. A la vez, el agua contaminada se fija en la carne de los peces y enferma al hombre cuando la consume.
Existen estudios que muestran que 35 por ciento de la contaminación por mercurio es ocasionada por las baterías que se incineran con la basura doméstica.
Para tener una dimensión del problema de contaminación, basta mencionar que una sola pila botón (como las que utilizan los relojes) puede contaminar 6,5 millones de litros de agua, la misma cantidad que tiene una pileta olímpica.
La exposición a los químicos que despide una pila o batería una vez finalizada su vida útil puede provocar cáncer. Estudios médicos han demostrado que el consumo constante de alimentos contaminados con mercurio puede provocar cambios de personalidad, pérdida de visión, memoria, sordera o problemas en los riñones y pulmones.
En embarazadas, el mercurio puede acumularse en la placenta y provocar daño en el cerebro y en los tejidos de los neonatos, especialmente sensibles a esta sustancia.
Por otra parte, respirar cadmio produce lesiones en los pulmones y, cuando se ingiere, generalmente se acumula en los riñones. El efecto adverso más común de exposición al níquel en seres humanos es una reacción alérgica. Entre el 10 y 15 % de la población es sensible a él. Algunas personas que son sensibles a este metal sufren ataques de asma luego de períodos de exposición. La exposición a niveles muy altos de manganeso durante largo tiempo ocasiona perturbaciones mentales y emocionales, y provoca movimientos lentos y faltos de coordinación.
¿Por qué no se deben incinerar? Algunas pilas pueden explotar al entrar en contacto con el fuego. En otros casos, los componentes de las pilas entran en combustión y liberan gran cantidad de contaminantes al aire.
Reciclaje de pilas
Las pilas se llevan a una planta de reciclaje, donde el mercurio se separa de otros metales y el resto de materiales que constituyen las pilas pueden ser recuperados.
De esta manera, se recicla un residuo peligroso y se evita que pueda contaminar el medio ambiente y perjudicar la salud de las personas. ¿Qué se hace con las pilas recolectadas? Serán almacenadas en previsión de poner en marcha de forma inmediata un sistema por medio del cual serán trituradas mecánicamente, y se obtendrá escoria férrica y no férrica, papel, plástico y polvo de pila. Las tres primeras fracciones se valorizan directamente. El polvo de pila sigue diferentes procesos para recuperar los metales que contiene.
Sin embargo, este proceso resulta muy costoso y hasta insuficiente ya que es en parte artesanal, reciclando mensualmente un volumen de pilas muy inferior al consumidor, por lo que en países o ciudades en los que no se cuenta con este tipo de plantas es necesario buscar otras maneras para darle un destino final a las pilas usadas.
Disposición Final en Relleno de Seguridad: El relleno de seguridad es un Depósito de Seguridad diseñado para contener sustancias peligrosas para la salud humana y el ambiente. Es una instalación donde los residuos especiales de origen industrial son dispuestos y almacenados bajo condiciones de control que eviten su contacto y migración en el ambiente, suelo, agua y atmósfera. Es un diseño autorizado para el tratamiento y disposición final de residuos peligrosos industriales. El emplazamiento del depósito no ha de situarse en terrenos cuya topografía demuestre conos aluvionales, cajas aluviales, corrientes de derrubios, terrenos inestables y ha de situarse lo más lejos posible de cuerpos de agua, napas freáticas. No ha de situarse cerca de asentamientos humanos, lugares de interés turístico o reservaciones protegidas de la naturaleza o sitios de interés arqueológico. Idealmente debería situarse en terrenos franco arcillosos cuyo Coeficiente de Permeabilidad tenga un valor superior a 0.0000001 cm/s. Es deseable terrenos situados en zonas desérticas, llanos, y protegidos de los vientos.
El diseño del depósito de seguridad no es tan diferente del Relleno sanitario, básicamente las diferencias están en el sistema de drenajes y número de capas de geomembranas aplicadas.
El relleno de seguridad debe ser concebido como parte de un sistema de gestión de residuos peligrosos en el cual se tome en cuenta la minimización, reciclaje, almacenamiento, tratamiento y transporte, de tal forma que los residuos que lleguen al relleno sean exclusivamente aquellos que no pudieron ser eliminados de otra forma y que se encuentren en condiciones aptas para su disposición en el relleno. Es decir que la recolección de las pilas se debe hacer en forma separada para evitar que se utilice el relleno de seguridad para la basura común domestica ya que sería muy costoso e ineficiente.
Para finalizar debemos aclarar de que el mejor reciclaje que podemos hacer es la concientización para evitar el consumo excesivo e innecesario de pilas, eligiendo las recargables o eligiendo aparatos electrónicos que utilicen energía eléctrica ya que además esta es mas económica en proporción que la de las pilas y baterías.
Entiendo que la es de competencia municipal el sistema de recolección de RSU, y que hasta el momento parece impensada la implementación de la recolección diferenciada. Por ello considero imprescindible que se comience a realizar este tipo de recolección de pilas y baterías en edificios de la administración pública de manera tal de obtener este residuo para poder acceder a una disposición final de las mismas en relleno de seguridad evitando seguir contaminando el medio ambiente y a las personas que habitan en las inmediaciones de los lugares de disposición final...
Ante ello, solicito a mis pares me acompañen en el presente proyecto de ley.
LA H. LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE TUCUMAN,
SANCIONA CON FUERZA DE,
LEY:
Articulo 1°.- En todos los edificios de la Administración Pública Provincial con atención al público habrá contenedores o cestos para depositar pilas y baterías una vez finalizada su vida útil. Los mismos deberán ser instalados en lugares visibles, debidamente señalizados y de fácil acceso.
Artículo 2°.- Las pilas y baterías recolectadas de acuerdo a lo establecido en el artículo 1°, serán retiradas por la empresa recolectora que se contratara e estos efectos debiendo asegurarse que la disposición final de las mismas deberá realizarse con el sistema de relleno de seguridad.
Articulo 3°.- Se denomina relleno de seguridad a aquel sistema de disposición final donde los residuos especiales son dispuestos y almacenados bajo condiciones de control que eviten su contacto y migración en el ambiente, suelo, agua y atmósfera.
Articulo 4°.- El Ministerio de Desarrollo Productivo a través de la Secretaria de Estado Ambiental llevara a cabo de manera periódica campañas de concientización sobre la contaminación que producen la pilas y baterías, intentando reducir el consumo como así también instar a que los municipios implementen la recolección diferenciada de pilas y baterías y realicen la disposición final de acuerdo a lo establecido en el artículo 2°.
Articulo 5°.- Autorizase al Poder Ejecutivo a realizar las adecuaciones presupuestarias necesarias para el cumplimiento de la presente ley.
Articulo 6°.- De forma.-
Publicar un comentario