26 sep. 2016

Berarducci pide sanciones más duras contra funcionarios adictos

“Toda ley sancionada por el Poder Legislativo tiene un principio de legitimidad de legalidad y de ejecutoriedad que le da validez y vigencia. La ley 8.850 es un avance en la lucha contra las adicciones, recordemos que la ley tiene una finalidad rectora y educativa del comportamiento y esta va dirigida a representantes del pueblo y a los que tenemos responsabilidad de gestión, y cuando va dirigida a los que administran el presente y futuro de los tucumanos, y cuando legisla y administra los bienes y a veces hasta la vida de los ciudadanos debe ser estricta sin prebendas y privilegios”, sostuvo el secretario de Gobierno de San Miguel de Tucumán, Walter Berarducci, respecto de la ley antidrogas que aprobó la Cámara. “El municipio de San Miguel de Tucumán apoya y comparte este primer paso en la lucha contra el consumo y el tráfico de drogas ilegales. En lo personal creo y propongo que las sanciones a funcionarios designados y electos por el voto popular deben ser más estrictas, duras y ejemplificadoras. Si a un integrante de los órganos legislativos, ejecutivos y judiciales previstos en la ley 8.850 diere positivo esto debería configurar y tipificar una conducta inmoral pasible de la sanción de expulsión o exoneración e inhabilitación a ocupar cargos públicos. Es hora en Tucumán de que los dirigentes políticos demos mensajes claros y contundentes en contra de este flagelo que está destruyendo niños, ciudadanos, vecinos y a toda la sociedad”, afirmó.
Publicar un comentario