19 sep. 2016

"DIA PROVINCIAL DE LUCHA CONTRA LA OBESIDAD".

EL LEGISLADOR CLAUDIO VIÑA PRSENTÓ UN PROYECTO PA QUE SE INSTITUYA EL 20 DE NOVIEMBRE COMO "DIA PROVINCIAL DE LUCHA CONTRA LA OBESIDAD".
LA H. LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE TUCUMAN SANCIONA CON FUERZA DE
LEY: Artículo 1.- Instituyese el 20 de Noviembre " Día Provincial de Lucha Contra la Obesidad"
Artículo 2.- Durante el "Día Provincial de Lucha Contra la Obesidad" se realizaran actividades y campañas de difusión sobre el abordaje de la problemática del sobrepeso y la obesidad, entre otras:
a) La Honorable Legislatura llevara a cabo una campaña de concientización con la participación de ONG e instituciones que abordan la problemática de la obesidad.
b) En la Honorable Legislatura se llevara a cabo una jornada donde se expondrá en materia de Tratamiento y Prevención de enfermedades Crónicas no trasmisibles relacionadas con la materia y sobre como evitar las complicaciones que estas conllevan. Entre ellas: diabetes, hipertensión arterial, problemas cardiovasculares, etc. c) La Honorable Legislatura llevará a cabo actividades deportivas como maratón, competencias, etc. d) El Ministerio de Salud difundirá datos estadísticos sobre la cantidad de personas con problemas de obesidad, distinguiendo que porcentaje de los mismos corresponde a niños, adolecentes y adultos. e) El Ministerio de Educación desarrollara jornadas informativas con la participación de alumnos y docentes de todos los niveles educativos y modalidades donde se brindaran herramientas para la concientización de las consecuencias de los malos hábitos alimentarios y del sedentarismo.
Artículo 3.- El Ministerio de Salud podrá complementar y agregar actividades que considere convenientes desarrollar en el día establecido en el artículo 1°.
Artículo 4°.- Comuníquese.-
FUNDAMENTOS
Desde hace tiempo la Fundación ALCO –Anónimos Luchadores contra la obesidad- y el Instituto Argentino de Alimentos y Nutrición –IAAN- trabajan por instaurar El Día Nacional de Lucha contra la Obesidad. Ese día se celebra el 20 de noviembre, desde 2006, cuando se realizó la primera campaña de concientización sobre esta enfermedad crónica que se realiza a nivel mundial. A estas organizaciones, en la actualidad se suma la Sociedad Transdisciplinaria de la Obesidad –STO- recientemente creada.
Desde sus orígenes esta iniciativa contó con el apoyo de ministros de salud de varios países latinoamericanos y prestigiosos especialistas internacionales dado que surgió como una respuesta indispensable frente al alarmante aumento de los casos de obesidad en el país y el mundo, y con la firme decisión de lograr la sanción de una ley que vele por los derechos de todas las personas con trastornos de la alimentación en la Argentina, la cual se hizo realidad en junio de este año –Ley Nº26.396 de Prevención y Control de los Trastornos Alimentarios-.
Como parte del trabajo de concientización, cada año se desarrolla un tema elegido para centrarse en distintos aspectos relacionados con los trastornos de la alimentación y sus complicaciones asociadas. Aunque estas campañas temáticas duran todo el año, se celebra el 20 de noviembre como día principal, en coincidencia con el Día Internacional de los Derechos del Niño, ya que ellos son uno de los grupos más vulnerables a esta enfermedad: de hecho 3 de cada 10 niños argentinos tiene sobrepeso y la cifra sigue en aumento.
El Dr. Alberto Cormillot señala la importancia de contar con una fecha anual que concientice sobre los riesgos de la obesidad y refuerce la urgencia de sancionar la ley para su prevención y tratamiento.
El 20 de noviembre de 2006, desde el programa de TV Cuestión de Peso con la participación de ALCO (Asociación de Lucha contra la Obesidad), dieron un paso más a favor de los obesos.
Aquel día, reunidos en la Plaza Congreso, quince mil personas lograron llamar la atención de la opinión pública y convocar a instituciones y autoridades nacionales y del exterior para que se sumaran a la iniciativa de instituir el 20 de noviembre como Día de la Obesidad, en sintonía con el Día Internacional de los Derechos del Niño.
Está claro que la obesidad es una enfermedad crónica que merece tener una fecha anual en la que se refuerce la necesidad de trabajar activamente para favorecer su prevención y tratamiento. Una fecha que también sirva de alerta a la población acerca del crecimiento vertiginoso de la obesidad, paralelo al de la diabetes y otras afecciones.
Debido a sus múltiples consecuencias sobre la salud, la obesidad se ha convertido, en gran parte del mundo, en la segunda causa de muerte prevenible después del cigarrillo, y constituye además de una importante causa de discriminación.
Se sigue esperando la sanción de una Ley Nacional de Obesidad que contemple la prevención y el tratamiento integral de esta enfermedad dentro del Programa Médico Obligatorio.
En la Argentina hay más personas que padecen obesidad que las que sufren de desnutrición, y en la mayoría de los casos la primera oculta una mala nutrición que incrementa las enfermedades cardíacas y diferentes discapacidades.
Los resultados de la última encuesta nacional de factores de riesgo señalan que la mitad de los argentinos tiene sobrepeso u obesidad. En nuestro país, dado lo poco que se ha hecho para concientizar a la población acerca de esta enfermedad, es muy probable que las cifras sigan una trayectoria ascendente.
Es por eso que debemos seguir creando conciencia sobre los riesgos que la obesidad representa para quienes la padecen y para la sociedad, ya que tratar las complicaciones de la obesidad es mucho más costoso que prevenirla y tratarla como enfermedad crónica.
La problemática de la obesidad, el sedentarismo y el consumo de alimentos que en exceso resultan nocivos, se ha instalado en la población argentina y su impacto sobre la salud se hace evidente en el incremento de patologías cardíacas, pulmonares, musculares y articulares, entre otras.
La OMS (Organización Mundial de la Salud) reconoce que la creciente obesidad infantil se debe a cambios sociales y se asocia fundamentalmente a una mala alimentación y a la escasa actividad física, pero no solo esto forma parte de los factores predisponentes, sino también que cada vez hay más disponibilidad de alimentos hipercalóricos y con bajos contenido de nutrientes y minerales necesarios para un crecimiento optimo.
Estos cambios de los hábitos alimentarios de la población están relacionados entre otros factores con los nuevos tipos de familia, con la progresiva globalización del comercio alimentario, con el extraordinario desarrollo de la industria alimentaria que ofrece al mercado permanentemente un número cada vez más elevado de alimentos con gran atractivo tanto para niños como para adultos. Esto facilita que los niños consuman una cantidad creciente de alimentos sin el control o el consentimiento familiar, tanto dentro como fuera del hogar y estas circunstancias favorecen el llamado ambiente alimentario obesogénico, caracterizado por una oferta ilimitada de alimentos sólidos y bebidas con gran atractivo organoléptico, ricos en grasa y azúcares, densos en energía, de baja calidad nutricional, presentados en raciones cada vez más grandes.
La promoción de patrones de vida activos pasa por una reducción del tiempo dedicado a ver televisión, la causa de obesidad más modificable, ya que en el momento actual según estadísticas los niños y adolescentes dedican un tiempo mayor de 3 horas diarias, cuando lo recomendado es menos de 2. La suma del tiempo dedicado a todas ellas se convierte en la primera actividad del niño después de dormir, limitando por tanto, las horas dedicadas a juego, educación física y deporte. La actividad física debe formar parte del modo de vida desde la primera infancia, ayudando a mejorar la relación con el entorno, conocer el propio cuerpo, coordinar movimientos y promocionar un buen balance energético.
La familia va a tener un papel principal en el desarrollo de hábitos activos en los niños, debiendo tenerse en cuenta que existe una mayor asociación familiar para los patrones de inactividad que de actividad. Por otra parte, es de gran trascendencia que los padres participen con los hijos en juegos y otras actividades físicas.
El problema es social y por consiguiente requiere un enfoque poblacional, multisectorial, multidisciplinario y adaptado a las circunstancias culturales.
Al contrario de la mayoría de los adultos, los niños y adolescentes no pueden elegir el entorno en el que viven ni los alimentos que consumen. Asimismo, tienen una capacidad limitada para comprender las consecuencias a largo plazo de su comportamiento. Por consiguiente necesitan una atención especial en la lucha contra la obesidad y es fundamental trabajar en la concientización.
Los niños con sobrepeso tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como diabetes y enfermedades cardiovasculares entre otras, las que son en gran medida prevenibles. Por consiguiente cabe destacar la importancia de la prevención de la obesidad infantil, la cual hace referencia a adoptar medidas de cambios en las conductas alimentarias y evitar la inactividad física de manera de lograr una mejor calidad de vida de los ciudadanos, consiguiendo así, evitar complicaciones a corto y largo plazo.
En este sentido, es imprescindible implementar políticas tendientes a difundir campañas de orientación alimentaria que brinde información veraz sobre diversas opciones de alimentos y destaque los beneficios y riesgos de cada uno, para de esta manera los ciudadanos tomen conciencia de los alimentos que consume y pueda realizar la elección correcta.
Por lo expuesto, solicito a mis pares el acompañamiento del presente proyecto de ley para instituir el 20 de Noviembre como " Día Provincial de la Lucha Contra la obesidad” con la finalidad de promover los hábitos de vida saludables, difundir estadísticas y concientizar a la comunidad sobre los peligros y consecuencias nocivas del sobrepeso.
Publicar un comentario