18 oct. 2016

NO ES NECESARIO VIAJAR A HOLANDA PARA VER TULIPANES

Imperdible: la magia de los tulipanes junto a la Cordillera.
Se utilizan semillas de Holanda, el mayor productor mundial de tulipanes.
Octubre regala un colorido paisaje gracias al cultivo de estas flores en las afueras de Trevelin, provincia de Chubut. Los increíbles colores de los campos de tulipanes cerca de Esquel y Trevelin.
Sobre la ruta 259, en las afueras de Trevelin y a 43 kilómetros de Esquel, en la Cordillera de la provincia de Chubut, los campos de cultivo de tulipanes regalan por estos días un paisaje asombroso y colorido, que parece salido de un cuadro. Sembrados en mayo, los tulipanes florecen en octubre y ofrecen mágicas postales de la Cordillera patagónica. Más tarde -en enero- se cosecharán los bulbos para distribuir en el mercado argentino. “En nuestra chacra tenemos 27 variedades de tulipanes que le dan un marco colorido al paisaje de la Patagonia, rojos, amarillos, blancos, violetas, de doble flor, entre tantas otras, pero el tulipán de flor negra es una de las características distintivas de nuestra producción”, explica Juan Carlos Ledesma, dueño de la chacra que se dedica a esta actividad desde 1997. Las condiciones climáticas y el suelo ayudan. Ledesma agrega que las semillas que utilizan son de Holanda, el mayor productor y exportador mundial de flores. El campo de tulipanes se puede visitar durante todo el mes de octubre, de 8 a 18, en visitas guiadas por especialistas en la materia. El ingreso cuesta $ 80 por persona, aunque hay precios especiales: $ 50 por persona en caso de familias de 4 integrantes, y sin costo para los menores de 12 años.
Los campos de tulipanes están muy cerca del Parque Nacional Los Alerces.
Esquel y Trevelin (que significa "pueblo del molino" en galés) son la puerta de entrada al Parque Nacional Los Alerces, que en casi 260.000 hectáreas resguarda un paisaje de gran biodiversidad y belleza, con sitios como el alerzal milenario, los lagos Rivadavia, verde, Futalaufquen, Krugger, Menéndez y Stange, entre otros, además de cascadas, ríos, bosques y un observatorio de huemules, animal típico de la Patagonia que está en peligro de extinción.
Publicar un comentario