23 oct. 2016

Un concejal, tras los pasos de la firma RDT en Miami

Albornoz Piossek insiste en que hubo irregularidades en el contrato. El edil de Yerba Buena viajó por “negocios” a EE.UU y buscó la sede de la consultora. En vez de un edificio, había un buzón. Se fue a Miami por “negocios”, según sus dichos. Y mientras estuvo ahí, se dio tiempo para llegarse hasta una de las direcciones consignadas por la agencia de publicidad Realle Dalla Torre (RDT) -que ha sido contratada por la Municipalidad de Yerba Buena- en la ciudad estadounidense. En vez de la oficina a la que suponía iba a entrar, halló una casilla postal. La anécdota ha sido protagonizada por el concejal macrista Pedro Albornoz Piossek. “Me dirigí a verificar el estudio que la consultora, supuestamente, tenía en la parte sureste de Florida. Esa dirección figura en su página web. Pero me di con que no existe ningún edificio”, dice el edil. Entonces, se hizo sacar una fotografía en la dirección de 11767 S. Dixie Hwy (Suite 321), y la envió a este diario. “Me preocupa la situación poco clara en la cual están involucrados más de $ 200.000 de los yerbabuenenses”, añade. Luego, Albornoz Piossek remarca que todavía no ha obtenido una contestación del Municipio, al que le ha reclamado, una semana atrás, que suspenda el contrato.
El cartero
El caso ocupa estas páginas desde hace tres semanas, cuando se supo que un empleado del área de Despacho municipal, que había concurrido a uno de los domicilios especiales declarados por la empresa en Yerba Buena, en Paraguay al 1.200, comprobó que se había fijado una sede inexistente.
En el contrato, RDT había establecido dos direcciones: Primitivo de la Reta 1.010, quinto piso, departamento “A”, en la capital de Mendoza; y el “domicilio especial” de la calle Paraguay. En su sitio en internet, consignan, también, una calle en Buenos Aires y otra internacional (a la que concurrió el concejal). Cuando aquel empleado quiso entregar una notificación, destapó esa y otras curiosidades. Porque después de ese episodio, trascendió que dos de los dueños de la agencia de publicidad figuran entre los aportantes de la campaña del presidente, Mauricio Macri, según la rendición de cuentas que hizo Cambiemos. Se trata de Jorge Reale y de Adrián Dalla Torre, quienes pusieron $ 95.000 cada uno. La información fue publicada por la Cámara Nacional Electoral.
Además, la agencia ha sido denunciada por su manejo de la publicidad del Gobierno porteño. Según publicó el diario “Página 12”, el año pasado se abrió una causa por el presunto desvío de fondos de propaganda que debían ir a medios comunitarios. En dos radios de La Pampa, por ejemplo, dijeron que habían recibido menos de lo que figuraba en los registros, y que la intermediaria había sido Reale Dalla Torre.
El contrato entre RDT y la intendencia fue firmado el 25 de agosto. A la consultora se le encargó un análisis sobre la “situación político, social y económica”. En cuanto al pago, se fijó una suma de $ 223.000. Cuando se le preguntó a Campero por qué contrató a una empresa mendocina, respondió: “necesitábamos un estudio profesional. Pedimos en Buenos Aires un listado de consultoras que hicieran este trabajo. Evaluamos las ofrecidas y optamos por la que nos parecía adecuada”.
En su página web, RDT se describe a sí misma como una agencia independiente con experiencia en publicidad, marketing político y planificación de medios.
Publicar un comentario