9 nov. 2016

Adhiérase la Provincia de Tucumán a la Ley Nacional 27.305

El legislador Claudio Viña presentó un proyecto para adherirse a la ley nacional 27.305 que permitiría la incorporación al programa médico obligatorio (PMO) de la cobertura de leches medicamentosas a pacientes con alergia a la proteína de la leche vacuna (APLV).
LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE TUCUMAN,
SANCIONA CON FUERZA DE
LEY:Artículo 1: Adhiérase la Provincia de Tucumán a la Ley Nacional 27.305 de incorporación al programa médico obligatorio (PMO) de la cobertura de leches medicamentosas a pacientes con alergia a la proteína de la leche vacuna (APLV).
Artículo2: Crease en el ámbito de la Provincia el Programa de Detección Temprana y Tratamiento Integral de la alergia a la proteína de leche vacuna (APLV).
Artículo 3: Sera Autoridad de Aplicación de la presente ley el Ministerio de Salud Pública a través del Sistema Provincial de Salud.
Artículo 4: Las obras sociales, las empresas de medicina prepaga y el instituto de previsión y seguridad social de Tucumán (Subsidio de Salud), deberán incluir dentro del Programa Medico Obligatorio (PMO) la atención integral de los pacientes con APLV.
Artículo 5: La atención integral establecida en el artículo 4 comprende el tratamiento, medicamentos y la provisión y/o reconocimiento integral de leche medicamentosa, en cantidad y calidad requerida por el médico, sin límite de edad.
Artículo 6: La atención integral será admitida con la emisión de historia clínica y la correspondiente receta o pedido médico.
Artículo 7: La Autoridad de Aplicación deberá realizar campañas periódicas de difusión masiva y capacitación en establecimientos de salud y a través de los medios de comunicación para promover el conocimiento y la detección temprana de la APLV y para lograr un adecuado tratamiento.
Artículo 8: Comuníquese.-
FUNDAMENTO
La Alergia a la proteína de leche vacuna (APLV) es la alergia alimentaria más común en lactantes y niños. Entre un 2% y un 5% de todos los niños padecen esta afección. Esta alergia se produce porque algunas de las sustancias que forman parte de la leche de vaca son reconocidas como “enemigas” por el sistema defensivo del niño, por eso la alimentación de un niño con esta alergia es muy restringida ya que limitan tremendamente su etapa de crecimiento.
Gran cantidad de productos tienen proteína de leche vacuna como tal, como derivado, como aditivo o en forma de trazas o contaminación. Al ingerir un producto de estos puede generar en algunos niños además de la demora en revertir su alergia, síntomas muy variados y pueden afectar a varios sistemas orgánicos, como la piel, el aparato digestivo o el respiratorio, lo que puede dar lugar a erupciones cutáneas, eccemas, vómitos, diarrea, cólicos, resuellos o llantos excesivos.
Las reacciones alérgicas pueden comenzar con mucha rapidez como ocurre con los problemas respiratorios graves y los vómitos. No obstante, también se pueden retrasar. Un ejemplo de reacción tardía sería una erupción cutánea o una diarrea, que pueden tardar hasta 3 o 5 días en aparecer.
En lactantes alimentados con fórmula y niños mayores, será necesario evitar las proteínas de la leche de vaca para eliminar los síntomas de la APLV. Por lo cual se necesita recurrir a alimentos sustitutivos que son muy escasos en el mercado, dificultando de esta forma el tratamiento y la vida cotidiana de las personas que sufren dicha patología y las de sus familias. Por tal motivo el niño puede llegar a tener un bajo peso o trastorno de crecimiento que será irreversible si no se trata a tiempo.
Las leches medicamentosas, son el único elemento admitido para reemplazar adecuadamente las proteínas que se pierden al no poder ingerir leche vacuna. Estas tienen un costo muy elevado que va desde los $ 500.- a $ 1900.- pesos por lata. La misma contiene 400 gramos y una duración de 3 a 4 días, es por eso que en el mes se necesitan mínimamente 10 latas que equivalen, en algunos casos a $ 19.000.- , lo que es prácticamente inalcanzable para la economía familiar.
No se sabe a ciencia cierta por qué el sistema inmunológico de algunos niños trata de luchar contra una o más proteínas alimentarias. En general, los lactantes y los niños pequeños son mucho más sensibles a estas proteínas ya que sus sistemas inmunitarios son todavía muy inmaduros. Los niños con un largo historial familiar de alergias, asma, urticaria, rinitis alérgica o eccema (padres o hermanos) tienen un mayor riesgo de padecer una alergia alimentaria que los que no tienen familiares con alergias. Sin embargo, incluso los bebés y los niños que no tienen antecedentes familiares de alergias pueden cursar síntomas alérgicos.
Muchas veces dicha patología es confundida con otras enfermedades debido a la falta de capacitación medica, la cual dificulta la detección y el tratamiento, por tal motivo consideramos que la creación del Programa de Detección Temprana y Tratamiento Integral de la alergia a la proteína de leche vacuna (APLV) tiene como finalidad capacitar, asistir y colaborar tanto a las personas que la padecen como a la sociedad que integran, mediante campañas de difusión y capacitación para que los niños puedan incorporarse a la sociedad ya que hoy en días muchas madres no pueden llevar a sus hijos a guarderías o jardines debido a la falta de conocimiento de esta enfermedad, limitando así el campo de interacción del niño lo cual lleva a una discriminación social.
Por ello, solicito a mis pares el acompañamiento en el presente proyecto de ley.
Publicar un comentario