7 nov. 2016

El municipio reclama informes a la SAT

Hay más de 90 inmuebles que cuentan con servicio de agua potable, pero que no tienen el certificado final de obra. La Municipalidad capitalina le envió una nota a la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT) con un listado con más de 90 inmuebles que cuentan con servicio de agua potable, pero que no tienen el certificado final de obra. La nota lleva la firma de José Luis Avignone, secretario de Relaciones Institucionales del municipio. Desde que asumió el intendente Germán Alfaro le han venido reclamando a la SAT por los arreglos “a medias” que son causa de constante quejas por parte de los vecinos y deudas impagas en concepto de canon y permisos de obra. Ahora, le advierten al interventor, Alfredo Calvo, que brindar servicios en inmuebles que no poseen el certificado final de obra es contrario a las ordenanzas. "La inobservancia de las mismas hace pasible de sanciones en caso de producirse algún siniestro", señala parte del texto enviado en agosto. Adjuntaron el detalle de los inmuebles con las direcciones, los nombres de los propietarios y las notificaciones enviadas a esos domicilios. Son más de 90 propiedades que no estarían en condiciones de que les habiliten los servicios. Desde la SAT respondieron que no era posible verificar las afirmaciones que hacían desde la municipalidad. No es novedad que la relación entre el municipio y la SAT no pasa por un buen momento. En los últimos meses uno de los reclamos más fuertes ha sido porque el municipio no cuenta con un plano actualizado de la red de agua subterránea. Según Avignone, otros entes como EDET y Gasnor han provisto la información de sus respectivas redes, pero no han conseguido que la SAT lo haga. La necesidad de tener esa información radica en que el municipio muchas veces se topa con los caños cuando abren el pavimento para una obra, según argumentan. El ejemplo más claro fue cuando a días del Bicentenario, se dieron con que el monumento sobre la avenida Mate de Luna había sido levantado justo encima de un caño maestro de cloacas. Hubo que desviarlo, una obra que no estaba prevista.
Publicar un comentario