7 nov. 2016

Insólito: una universidad K se alquila como salón de fiestas

En la UNSAM se organizó un bizarro evento cervecero de Stella Artois. Las imágenes. Cuando encontraron las facturas de los equipos de cine por 14 millones de dólares, en el Sistema Federal de Medios supieron que se habían tropezado con un tema extraño. El Ministerio de Planificación K, con Julio de Vido a la cabeza, había comprado una máquina de efectos especiales que instalaría en la Universidad de San Martín. En el medio, había muchas irregularidades que llamaron la atención a la gestión macrista. Para hacer un relevamiento, la Agencia de Administración de Bienes del Estado fue hasta la sede que la casa de estudios tiene en Sánchez de Bustamante 75 (en el barrio porteño de Balvanera y a 13 kilómetros de San Martín), pero se encontró con una sorpresa: el 16 de septiembre del 2016, mientras los agentes hacían el informe, la empresa cervecera Stella Artois, que había alquilado el lugar por más de una semana, realizaba una fiesta privada. “Le Savoir, una experiencia culinaria”, mostraban los carteles que promocionaban el evento que se realizó entre el 9 y el 16 de septiembre y que agotó las entradas que valían alrededor de 900 pesos. Allí, gran parte de los tres mil metros cuadrados del Centro Experimental de la UNSAM formaban diferentes escenarios decorados por los que los asistentes podían caminar. Una fiesta que nada tiene que ver con el espíritu con el que fue creado ese espacio educativo ligado al kirchnerismo: “Es un lugar dedicado a la performance y el arte contemporáneo que reúne laboratorios de música, laboratorios de medios audiovisuales, archivos y unidades de posgrado en ciencias sociales”, dice en la web acerca de los objetivos. De fiestas, ni hablar.
“Fueron a investigar una cosa y se encontraron con otra”, aseguran desde el entorno de Hernán Lombardi. “Encontramos que utilizan un espacio público con fines privados”, completan. NOTICIAS intentó comunicarse con los directivos de la Universidad de San Martín, pero no obtuvo respuestas. Ahora, la Justicia investiga las irregularidades que se produjeron entre Planificación y la UNSAM, a quien el Estado le entregó más de 500 millones de pesos sólo para la puesta en valor del edificio de Capital Federal en el que se realizó la fiesta de la famosa marca de cerveza. Según denunciaron funcionarios macristas a la Justicia, en esa sede el Estado habría puesto 278 millones de pesos en obras y 241 millones en equipamiento. “Sabemos que hay más, pero como la rendición de las facturas de la Universidad no se hace ante el ministerio, se nos complica acceder”, confiesan. La máquina de efectos especiales fue apenas la punta de un ovillo que sorprende mientras se desenrolla en la Universidad de San Martín. Puede llevar a una estafa millonaria o una fiesta de la cerveza
Publicar un comentario