23 nov. 2016

Pidieron en el recinto destituir al mellizo Orellana en diputados

Una legisladora socialista reclamó una fuerte sanción contra un par tucumano, acusado por acoso sexual contra una colaboradora suya.
Días pasados trascendió un serio episodio que involucraba a un legislador. Según la especie, el legislador había acosado sexualmente a una empleada, que denunció la situación. Al principio no trascendió el nombre, sí los datos del mismo y todos los caminos conducían al diputado José Orellana, del monobloque Primero Tucumán.
El caso ya se encuentra en la justicia, y ahora llegó al recinto de Diputados, donde una diputada del socialismo Gabriela Troiano, planteó una cuestión de privilegio contra ese legislador, cuya destitución pidió, en base al artículo 66 de la Constitución Nacional, que establece que “cada Cámara hará su reglamento y podrá con dos tercios de votos, corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones, o removerlo por inhabilidad física o moral sobreviniente a su incorporación, y hasta excluirle de su seno; pero bastará la mayoría de uno sobre la mitad de los presentes para decidir en las renuncias que voluntariamente hicieren de sus cargos”.
Así las cosas, Troiano expresó: “Solicitamos a este cuerpo tenga la defensa necesaria que la víctima requiere y debata la necesidad de que esta persona tenga su derecho a defensa, pero también la máxima penalidad de este cuerpo ante los casos de violencia de géenro que se exacerba cada vez más en este país”.
“Quiero llevar a este recinto esta situación que es muy lamentable”, concluyó la legisladora bonaerense.
Cabe consignar que el legislador tucumano desmintió el episodio denunciado, que habría sucedido en horas de la tarde el viernes 11 de noviembre, en despacho del legislador tucumano, vecino precisamente al de Troiano.
Publicar un comentario