28 nov. 2016

Un empleado judicial de concepción acusado de violencia de genero

Quiso tirar la puerta del garage de su esposa, en Aguilares
Cuando llegó la policía, trabó las puertas de su auto, chocó contra la policía y fue detenido. El acusado es un empleado judicial de Concepción. Un empleado judicial de Concepción, de 52 años, fue aprehendido en Aguilares por querer tirar con su auto la puerta del garage de la casa de la familia de su esposa. Ella lo había denunciado por violencia de género. El hombre, además, chocó contra un auto de la policía e insultó a los agentes desde adentro de su vehículo. La primera embestida ocurrió ayer, a la 1.30. La dueña de la casa que está ubicada en la calle Congreso, inmediatamente reconoció el auto -un VW Gol Trend- y llamó a la Policía. Cuando los efectivos llegaron, vieron cómo el conductor intentaba tirar el portón del garage. El hombre, por su parte, al ver los patrulleros intentó huir marcha atrás, pero le cerraron el paso con un móvil policial que recibió varios choques. Según fuentes policiales, al verse rodeado, el hombre puso seguro a todas las puertas de su vehículo y luego bajó unos centímetros la ventanilla de su puerta. Desde esa rendija comenzó a insultar a los agentes. “A mí no me pueden hacer nada porque soy empleado judicial”, vociferaba desde atrás del volante.
Poco después salió de la casa una mujer de 46 años que explicó la situación. Ella dijo que el conductor era su marido, al que había denunciado por agresiones y amenazas de muerte. Luego añadió que, tras esta situación, había dejado su casa en Concepción para refugiarse con sus familiares y que todos le tenían mucho miedo a su esposo. Desde la fiscalía de turno, de forma telefónica, se ordenó a la Policía que aprehendieran al agresor, y que si era necesario, utilizaran la fuerza pública. Sin embargo, el conductor se negó a abandonar su vehículo. Algunos minutos después se presentó un empleado de la Defensoría Oficial del Centro Judicial de Concepción y dialogó con el agresor, pero este se mantuvo firme en que no iría a parar a una celda. Posteriormente se presentó otra funcionaria de la Justicia, quien le garantizó que nadie le haría daño. Una hora después de arremeter por primera vez contra el portón con su auto, el hombre se bajó y terminó esposado. El hombre quedó tras las rejas en la comisaría local, acusado de varios delitos. Además de violencia de género grave, se lo acusó de daño intencional contra la casa y contra bienes del Estado, por las abolladuras que le hizo al patrullero. Por último, se le informó que también había cometido los delitos de tentativa de homicidio con atentado y resistencia a la autoridad. La fiscalía de turno ordenó que lo dejaran aprehendido. Además, se solicitó que se secuestre su automóvil para que se le realicen las pericias necesarias.
Publicar un comentario