23 ene. 2017

“Aspiramos al primer mundo, pero no actuamos así”

El secretario de Gobierno municipal dijo que mejorar la higiene y el tránsito no sólo dependen del municipio. Desde el municipio coincidieron con el ranking de problemas que los tucumanos quieren que se solucionen, pero cargaron las tintas sobre la responsabilidad que le cabe a cada vecino. El incumplimiento de las normas de tránsito y la higiene de la ciudad son una “problemática social”, afirmo Walter Berarducci, secretario de Gobierno municipal. “Tenemos una dualidad: aspiramos a una sociedad del primer mundo pero no actuamos como ciudadanos”, disparó el funcionario. Eso sí, aseguró que en los próximos meses (no precisó cuándo) la empresa que concesiona el servicio de recolección debe presentar un plan para comenzar con la “selección domiciliaria”. Se trata de una exigencia que hace rato se le hizo a la empresa. “La Municipalidad está apostando al cambio cultural, al cambio de hábito. La ciudad no se ensucia espontáneamente, sino por el comportamiento y las inconductas de los vecinos”, reflexionó Berarducci. A continuación, enumeró algunas de las acciones que llevó adelante la gestión de Germán Alfaro para detener el avance de la basura.
Primero nombró la “contenerización” en las avenidas y la modificación de la tarea de recolección por esas arterias principales. “Implementó el programa ‘Basurales Cero’ con la incorporación de la Agencia de Protección de Medio Ambiente con el objetivo de eliminar y erradicar los basurales clandestinos. De los 140 que había todavía quedan alrededor de 45”, mencionó. Puso énfasis en que más allá de los cambios que motorice el municipio, los “vecinos deben dejar de ser simplemente vecinos para convertirse en ciudadanos”.  En cuanto al tránsito, Berarducci afirmó que existen leyes y también campañas, “no solo a nivel municipal, sino también nacionales, provinciales y hasta en las redes sociales”. ¿Qué sucede entonces?, sería la pregunta lógica. “Queremos una ciudad ordenada, que se respete el tránsito, las velocidades, el tránsito, que el peatón cruce por la senda peatonal, pero cuando subimos a un vehículo no actuamos conforme a lo que queremos”, reflexionó.  Hay un proyecto de la gestión anterior (Domingo Amaya) para el carril único para colectivos. “Ha sido presentado en el ministerio de Transporte de la Nación de Guillermo Dietrich, solicitando una ayuda para parte del financiamiento. Se trata de carriles únicos con vigilancia electrónica, y se prevé corredores únicos para colectivos, al estilo metrobús”, contó. Esperan que la respuesta esté hasta marzo, reconoció.
La mirada del municipio sobre el tema de tránsito es que gran parte de los ómnibus que ingresan a la capital forman parte de recorridos interurbanos. “El servicio público de transporte de la Municipalidad consiste en aproximadamente 430 unidades entre todas las empresas, el interurbano tiene más de 800”, ejemplificó Berarducci. Al igual que se formó un consorcio para la basura (el Girsu) los funcionarios municipales consideran que debería hacerse lo mismo con el tránsito. “Determinadas problemáticas exceden los límites de la capital”, argumentó.
Publicar un comentario