2 ene. 2017

El Senado logró ahorrar $ 255 millones en el primer año de gestión

Menos personal, viáticos y pasajes aéreos y mayor control de presentismo, entre las medidas. La Cámara de Senadores llegó a generar un fondo de reserva de más de $ 250 millones en el primer año de administración de la presidencia de Gabriela Michetti quien, además, denunció que debió hacer frente a una deuda de más de $100 millones. Asimismo, el informe también menciona que el 97 % del presupuesto estaba dedicado a pagar sueldos. Las cifras surgen del “Informe de Gestión Administrativa” que difundió en la última semana del año la Presidencia del Senado que hace hincapié en el achicamiento del gasto de funcionamiento de la Cámara. Según ese documento, las actuales autoridades del cuerpo redujeron la deuda de $ 144 millones controlando los gastos operativos, acortando los tiempos de pagos a proveedores y renegociando las facturas impagas. Esas medidas generaron un fondo de reserva de $ 255 millones que comenzó a ser destinado para la realización de obras de puesta en valor del edificio del Senado.
Se modificó el organigrama de personal, reduciendo la estructura de cargos un 35 %. La firma de un nuevo convenio para la adquisición de pasajes aéreos permitió bajar en un cuarto el gasto. El 60% de la deuda del Senado correspondía al rubro “Transportes” y de ese ítem, el 80 % era por los pasajes aéreos. El gasto en pasajes aéreos bajó de casi $ 10 millones a $ 6,7 millones. También hubo ahorros en los gastos en viáticos de alrededor de $ 85 mil dólares. Asimismo, se debía dinero en la compra de diarios, fumigación, correo y telefonía. Según el informe, el ahorro permitió encarar obras en el Palacio Legislativo, como la restauración de la bóveda, los accesos en todos los pisos y en la escalera principal, la limpieza de mármoles y la restauración de la boiserie de roble francés que había sido mandado a pintar de blanco por el ex vicepresidente, Amado Boudou.
De acuerdo con la documentación el gasto en personal ocupaba más del 97 % del presupuesto debido a la suma de personal de planta permanente más los empleados con contratos que fueron nombrados por ex senadores antes de dejar sus bancas. Según el informe, se logró una disminución de la planta permanente en un 26 % y de la transitoria en un 25 por ciento. Asimismo, se impusieron controles más estricto de presentismo y se comenzó la digitalización de legajos. Sólo en 2015 se dispuso el ingreso de 2.000 agentes a planta permanente y se realizaron 2.300 recategorizaciones, lo que aumentó el presupuesto del Senado en un 140 % en doce meses. El acuerdo con los jefes de los bloques permitió rever todas las nuevas designaciones. Al término de esa revisión, la planta permanente disminuyó en casi 1600 agentes y se anularon alrededor de 1500 recategorizaciones, por lo que el gasto directo en personal se redujo en alrededor de mil millones de pesos. (Télam).
Publicar un comentario