17 dic. 2014

PREMIARON A ESTELA DE CARLOTTO EN EL SENADO DE LA NACIÓN

Recibió una de las distinciones otorgadas por el Observatorio de DDHH. También recibieron distinciones el Equipo Argentino de Antropología Forense, entre otros.
El Observatorio de Derechos Humanos del Senado de la Nación entregó el Premio “La Ciencia y los Derechos Humanos”. La distinción fue otorgada a las Abuelas de Plaza de Mayo, Presidenta Estela de Carlotto; al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), presidente Luis Fondebrider y al médico genetista Víctor Penchaszadeh. La edición 2014 del Premio es el reconocimiento a la ciencia al servicio de los derechos humanos. En esta línea, la directora del Observatorio, senadora (MC) Elena Corregido, expresó: “Consideramos necesario y merecido este reconocimiento porque gracias a las Abuelas y a los científicos que las acompañaron, entre ellos Víctor Penchaszadeh y los miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense, los argentinos demostramos al mundo que cuando la ciencia se pone al servicio de los derechos humanos lo que obtenemos es Verdad y Justicia, y porque tenemos Memoria recuperamos y resignificamos nuestra historia”.
Asimismo, Corregido manifestó que “gracias a estas valientes mujeres y a estos científicos argentinos los genocidas fracasaron. A pesar de las desapariciones, las torturas, los asesinatos y la apropiación de niños y niñas, la Ciencia al servicio de la humanidad nos permitió recuperar la identidad que nos quisieron robar. Cada nieto recuperado, cada persona desaparecida identificada, nos permite a toda la sociedad argentina completar nuestra identidad social”, sostuvo.
Por otro lado, destacó el proyecto de ley del diputado nacional Horacio Pietragalla quien, junto a otros firmantes, propone que los delitos de genocidio y lesa humanidad no puedan ser objeto de amnistía o indulto, “para que Nunca se cierre la etapa de los DDHH en Argentina”.
La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, expresó: “Me emociona estar en el Parlamento, porque se está esperando la sanción de leyes muy importantes justamente en un momento político bastante duro que estamos viviendo, que es el de querer decir que los derechos humanos son un curro; o de decir que hay que mirar para adelante, que lo de atrás ya no sirve y que ¿para qué?”, y enfatizó “si piensan que alguna vez alguno que gobierne, que se siente en el sillón de Rivadavia va a poder revertir lo que hemos ganado, que sepan que estamos como pueblo presente y no lo vamos a permitir. No tenemos armas, no tenemos violencia; tenemos amor sin venganza, sin odio, pero con la convicción de que debemos entre todos dejar un país donde el miedo a pensar distinto no exista, una Argentina donde los jóvenes puedan ser libres de hacerlo y donde nazcan niños que jamás sean arrebatados de los brazos de sus padres” A su turno el doctor Penchaszadeh, uno de los genetista autores del Índice de Abuelidad, destacó el logro de esta tarea colectiva manifestando: “lo recibo con sumo honor y satisfacción en nombre de todos los científicos genetistas que hemos trabajado en conjunto para ver estos resultados que se están aún produciendo desde hace más de 30 años” y sentenció “la ciencia no puede no estar aliada a los derechos humanos, quienes trabajan en contra de los derechos humanos no tienen derecho a llamarse científicos. El tamiz y la visión de los derechos humanos tiene que ser el eje por el cual nosotros evaluemos el trabajo de la ciencia”. Por su parte el presidente del EAAF, Luis Fonderbride, manifestó que “cuando comenzamos a trabajar hace 30 años sabíamos muy poco de ciencia, sabíamos algo más de política, de estar en la calle, de estar acompañando y peleando; y creo que con el paso de los años hemos encontrado un equilibrio saludable que tiene que ver con la responsabilidad social que tenemos todos lo que tuvimos la suerte de ir a una universidad pública y de alguna manera tratar de devolver eso a la sociedad, en nuestro caso específico a los familiares de los desaparecidos” Además, subrayó que si hoy Argentina es un ejemplo en el mundo en cuanto a verdad, justicia, reparación y memoria; es gracias a la tarea colectiva de la sociedad civil, del Estado y de los familiares y militantes de los 60 y 70, que día a día se presentan en las oficinas del EAAF y ayudan a reconstruir con mucho dolor, pero con mucha esperanza; todo lo que ellos vieron y vivieron y que permite al equipo de antropólogos muchas veces tener una hipótesis más concreta para poder llegar a donde está enterrada una persona desparecida e identificarla.
“Por eso creo que el carácter colectivo en esta tarea tiene que estar siempre presente y todavía hay mucho por hacer, hay muchos niños por encontrar y muchas identidades por devolver”, finalizó. Estuvieron presentes además la vicepresidenta de Abuelas, Rosa Roisinblit; el embajador del Reino de Marruecos, Fouad Yazourh; el embajador de Cuba, Orestes Pérez Pérez ; el embajador de Panamá Dionisio De Gracia Guillen , la embajadora de Italia Teresa Castaldo; la cónsul de Guatemala Magda Mercedes Guerra Ayala; el ministro de Haití, Guy Metayer; la consejera de la Embajada de España, Miryam Isabel Naveiras Torres-Quiroga; el presidente y la directora del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH), Baltazar Garzón y Adriana Arce; el Delegado de los países miembros de UNESCO en el Consejo Administrativo del CIPDH, Marcos Rolim; la directora nacional de Asuntos Jurídicos en materia de DDHH, Ana Oberlín; la defensora General de la Nación, Stella Maris Martínez; la senadora María Higonet; el prosecretario administrativo del Senado, Mario Daniele; el diputado Horacio Pietragalla Corti; la vicegobernadora de la provincia de La Pampa, Norma Durango; las senadoras mandato cumplido Silvia Giusti y Silvia Gallego y la diputada mandato cumplido, funcionaria de Cancillería Marcela Bordenave.
Publicar un comentario