7 dic. 2015

EN CONCEPCIÓN SOMOS OPTIMISTAS

“El déficit habitacional es angustiante”, afirmó Sánchez
El intendente tomó como parámetro un sorteo de 250 casas: hubo 6.000 inscriptos y sólo 3.000 reunían las condiciones para participar.
 “Los desafíos que hereda mi gestión son múltiples y complejos. Comencé en medio de un caos y, de a poco, nos vamos tratando de ordenar. Por eso soy muy optimista; pienso que conseguiremos el objetivo de mejorar sustancialmente la calidad de vida de nuestros vecinos”.
Esta fue la reflexión que lanzó el intendente radicalRoberto Sánchez (Acuerdo para el Bicentenario) para describir la situación en la que recibió el municipio de Concepción. Habló además de los proyectos que comenzó a ejecutar y de los que tiene previstos. Lo hizo durante una entrevista con al Diario LA GACETA, al cumplir su primer mes al frente de la intendencia local.
Entre sus prioridades está la conclusión de la terminal de ómnibus. Según Sánchez, tiene un 70% de avance, pero el presupuesto “es un misterio”. Además se propone ampliar hacia los barrios Municipal y Primero de Mayo, entre otros, el servicio de gas natural, así como también concluir las obras de desagües que permanecían paralizadas y que ahora se han reanudado. El déficit habitacional también está en su agenda. Estimó que son más de 3.000 las familias que necesitan techo propio; por ahora, sólo hay para entregar 200 casas.
- ¿En qué condiciones recibió el municipio?
- Hay deudas a determinar y cuestiones administrativas que se tienen que ordenar. Se carece de archivos necesarios, como de protocolos, de decretos y otros. El parque automotor hay que recuperarlo porque la mayoría de los móviles no están en condiciones. Es decir que no nos entregaron un municipio sustentable y desendeudado, como dijo el intendente saliente.
- La terminal de ómnibus es una de las obras que han quedado sin concluir. ¿Qué prioridad va a tener en su agenda?
- Este proyecto se paró porque desde mediados de año no hubo certificación de obra, se atrasó y entonces la Nación dejó de enviar recursos. Nos proponemos reactivar esas gestiones para acceder al dinero y así terminar los trabajos. Falta por ejecutar un 30%. No sabemos por el momento lo que ingresó y lo que egresó. No hay detalles contables y por esa razón no podemos asegurar lo que se invirtió y resta invertir.
- La ciudad está expuesta a inundaciones, al estar rodeada por ríos. ¿Cómo encara ese riesgo?
- En lo inmediato hemos reiniciado la construcción del Canal Shipton. Se están haciendo los primeros 100 metros de un total de 500 metros que se van a interconectar a otro tramo. Hay una inversión prevista de unos $ 23 millones. Creemos que a través del Plan Belgrano podemos acceder a los recursos que nos permitan instrumentar otras obras que nos brinden más seguridad.
- Los comerciantes se quejan por presiones tributarias y trabas burocráticas para instalarse en el municipio. ¿Cuál es su posición?
- Apuesto al diálogo y no a las imposiciones drásticas. El comercio es el motor de nuestra economía y por esa razón siempre estaremos predispuestos a alentar o estimular su crecimiento. Para las cuestiones burocráticas se dispondrá de asesores que faciliten las gestiones de los aspirantes a instalarse aquí. En lo inmediato hay dos empresas multinacionales que iniciaron gestiones para abrir sucursales. Eso significa más demanda de mano de obra.
- La juventud también renegó por no tener en esta ciudad lugares de diversión nocturna...
- Estamos analizando las ordenanzas vigentes. Hay que hacer un estudio para determinar cuáles debemos revisar, a fin de que se generen las condiciones para que algunos empresarios puedan invertir en locales de diversión para nuestros chicos. Es el pedido de ellos y de los padres, que se sienten inquietos porque los fines de semana sus hijos tienen que ir a otras ciudades, con el peligro de la ruta 38.
- ¿Qué otros desafíos se propone encarar?
- El déficit habitacional es angustiante. En una reciente convocatoria de aspirantes a un sorteo de 250 viviendas, se inscribieron 6.000 personas. De éstas 3.000 reúnen condiciones para acceder a una casa. Pero de ese total de viviendas unas 50 están destinadas a personas discapacitadas. Este registro marca la gravedad del problema. Por eso vamos a poner el acento en procurar conseguir techo para la mayor cantidad de vecinos. La ampliación de la red de gas es otra deuda pendiente. Tenemos unas 16.000 viviendas y solamente unas 7.000 poseen ese servicio. Hay conversaciones con Gasnor para ir achicando esa brecha.
-¿Qué le pide al vecino?
- Que colabore y cuide la ciudad como su casa. Que no ensucie los lugares que son de todos arrojando residuos. Que respete las normas de tránsito y sus otras obligaciones. Al municipio lo mejoraremos entre todos. Una ciudad es el reflejo de su gente.
Publicar un comentario