13 ene. 2016

Aetat solicitó celeridad en la suba del boleto

Desde la Comisión de Transporte pidieron garantizar la frecuencia normal de colectivos
¿Cuándo aumentará el boleto del colectivo? Esa es la pregunta que intriga a los usuarios de las 14 líneas urbanas de la Capital.
En el Concejo Deliberante de la Capital aguardan la llegada de estudios técnicos encargados a la Municipalidad. Mientras tanto, la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) anticipó que sin un ajuste la frecuencia del servicio deberá resentirse. La única certeza que confirmaron los ediles es que la suba no se concretará en enero.
Ante la amenaza de que los colectivos dejarían de circular a las 22.30, los ediles convocaron a representantes de Aetat para solicitarles mesura y que eviten tomar medidas de fuerza. En diciembre, los empresarios solicitaron que el viaje alcance los $ 8.90. La suba equivale a un aumento del 83% respecto de los $ 4,83 actuales.
El concejal peronista José María Franco, que integra la comisión de Transporte, aclaró que continúan estudiando la solicitud. Señaló, sin embargo, que la suba no se producirá en enero. “Nosotros les pedimos paciencia a los empresarios. Les aclaramos que no queremos llevar a las empresas a una situación de quebranto. Los aumentos en los insumos y en el combustible son innegables, pero no queremos recargar brutalmente el bolsillo del usuario”, aclaró el edil del interbloque oficialista Acuerdo para el Bicentenario (ApB). Consignó que, una vez que arriben los estudios técnicos solicitados, emitirán un dictamen. El aumento se trataría en marzo, cuando inicie el periodo de sesiones ordinarias. Sin embargo, funcionarios del municipio adelantaron en estricto off the récordque podría convocarse una sesión extraordinaria en las primeras semanas de febrero.
Daniel Orell, titular de Aetat, confirmó que no tomarán medidas de fuerza. Pero advirtió que ante la crítica situación financiera les será dificultoso garantizar el servicio en marzo. “Haremos un esfuerzo para proveer el servicio con normalidad, solicitando créditos a bancos y proveedores. Cuando se nos corte el crédito, el servicio seguramente se interrumpirá, no porque tomemos medidas de fuerza, sino por una cuestión material. Aguantaremos todo lo que podamos, estamos al límite de endeudamiento”, graficó.
Publicar un comentario