4 oct. 2016

El presunto testaferro de Aníbal Fernández le compró una casa a un traficante colombiano

El presunto testaferro de Aníbal Fernández le compró una casa a un traficante colombiano, Carlos Tomeo denunciado por Elisa Carrió le pagó más de cuatro millones de pesos en efectivo a un narco que fue extraditado en 2011. El 15 de junio de 2011, Carlos Tomeo -empresario denunciado por lavado de dinero- le compró una estancia a Ignacio Álvarez Meyendorff, alias "Gran Hermano", el supuesto líder de una organización que cayó cuando sus miembros intentaban traficar más de 700 kilos de cocaína. Extraditado desde el país a Estados Unidos en 2013, la Justicia americana buscaba a Meyendorff por mover toneladas de droga en un nuevo megacartel junto a su hermano Juan Fernando, buscado por el Departamento de Estado americano con una recompensa por cinco millones de dólares. Ignacio tenía su imperio también en Colombia: más de 200 propiedades que el gobierno de su país le decomisó. Las condenas del Tribunal Oral Federal 2 de La Plata para los miembros del grupo delictivo oscilan entre los 4 y los 14 años.
Tomeo, empresario sindicado por una denuncia de Elisa Carrió como supuesto testaferro de Aníbal Fernández, sufrió allanamientos en sus propiedades del country Abril. En uno de estos procedimientos, la Policía Metropolitana encontró elementos que sumará a la investigación por lavado de dinero: más de 4 millones de pesos, relojes de alta gama, muchos de ellos Rolex, y joyas.
En una entrevista con radio El Mundo, el empresario negó ser testaferro de Aníbal Fernández. "Nunca lo vi en mi vida, si por pagarle los sueldos a la gente en tiempo y forma tenés que ser encubridor de Aníbal Fernández, me duele un poco", sostuvo Tomeo, quien también se mostró molesto porque el ex jefe de Gabinete "no salió a aclarar esto".
Ahora, surgió un nuevo dato. En un informe presentado por TN, la abogada denunciante Mónica Frade aseguró que, desde 1990, Tomeo contó con "protección de la Liga Peronista de la provincia Buenos Aires".
"Tomeo, para nosotros, empieza a lavar dinero. Por eso hicimos la denuncia penal. Y lava para terceros. Es plata de la política. Crea a lo largo de esta década muchas sociedades fantasmas, con dos o tres indigentes", explicó Frade.
La estancia que le compró al narcotraficante, la pagó en efectivo: casi 5 millones de pesos por 500 hectáreas y dos estancias con piscina y cancha de tenis. "Se está investigando los puntos de contacto entre Meyendorff y Tomeo", dijo Frade.
Luego, señaló: "Él compró esa quinta, que era de Meyendorff. Eso está en la causa judicial. Ellos fueron vecinos en el country Abril, y comparten el mismo abogado. Tomeo no puede desconocer quién era Meyendorff. Escuché a Tomeo hablar durante estos días, y tiene una gran habilidad para mantenerse impávido en las mentiras. El vínculo no se puede negar".
"Tomeo tiene predios en Pinamar, tres complejos hoteleros en Villa La Angostura, un hotel en San Bernardo, diez propiedades en el country Abril. Se dice que su patrimonio es cercano a los cien millones de pesos. Atrás de Tomeo hay mucho poder judicial, político y del narcotráfico", concluyó Frade.
Publicar un comentario