5 nov. 2016

Desapareció un audio que complicaba a Aníbal Fernández

Era parte de una causa de lavado de dinero de las drogas; dos acusados mencionaban al ex ministro
El audio original de una grabación telefónica de 2011 que aportaba indicios sobre supuestos testaferros del entonces jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, desapareció de la causa "Luis XV", una de las investigaciones sobre narcolavado más importantes de la historia reciente argentina. De no recuperarse, impedirá avanzar sobre esa pista, confirmaron cuatro fuentes judiciales a la nacion.
La grabación exponía cómo dos supuestos lavadores de dinero de traficantes colombianos intercambiaban datos sobre "testaferros de Aníbal Fernández interesados en el lote de Cardales", que pertenecía al hijo de Ignacio Álvarez Meyendorff, un narco colombiano que residía en la Argentina hasta que fue deportado a Estados Unidos, en julio de 2013. Así consta en documentos judiciales que resumen esa conversación y que obtuvo la nacion.
Identificado como la "comunicación N° 84", el diálogo ocurrió en julio de 2011, cuando Fernández cumplía su primera etapa como jefe de Gabinete de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, pero hasta ahora no había salido a la luz. Por el contrario, se mantuvo en secreto y así se la calificó en los reportes que llegaron al Juzgado Federal N° 2 de Lomas de Zamora, que instruyó el caso.
Consultado ayer por la nacion, Fernández planteó que no sabía de qué se trataba: "Tengo una sola vida, más aburrida que la mierda, en la que mi mayor avivada fue comprarme un BMW que ya vendí. ¿Qué puedo saber yo de alguien que se quiso apiolar e invocó mi nombre para cualquier cosa en una suerte de pasamanos?"
La desaparición del audio original sólo se descubrió cuando llegó el momento de enviar todas las pruebas para el juicio oral al tribunal, que detectó el faltante. Desde entonces, el juzgado, la Agencia Federal de Inteligencia (ex SIDE) -que por entonces tenía la responsabilidad de pinchar los teléfonos ante una orden judicial-, la Gendarmería -que se encargó de transcribir un resumen de esas conversaciones- y la Policía Federal -que trasladó y custodió al menos parte de esas evidencias- niegan su propia responsabilidad en la desaparición de la grabación, que sigue inhallable.
Desde el juzgado, por entonces a cargo de Carlos Ferreiro Pella y, tras su muerte, en manos de Felipe Villena, afirmaron que la desaparición "es grave", pero que confían en que podrán recuperarla "en el plazo de un mes".
La idea del juzgado es recurrir a los archivos de resguardo de aquellas conversaciones, una suerte de back up de la información que se encontraría acumulada en "cintas" o "másters" generales.
Dónde se encuentran esas cintas, sin embargo, resulta impreciso. Una versión es que la SIDE resguardó su material en un depósito propio, al parecer sobre la calle Salta. Otra indica que las cintas pasaron a la Procuración cuando los espías perdieron el control de las escuchas y el edificio de avenida de los Incas. Pero las cintas terminaron luego en manos del Poder Judicial cuando el gobierno de Mauricio Macri le quitó esa labor a la procuradora Alejandra Gils Carbó y se la traspasó a la Justicia, por lo que ahora se encontrarían bajo la tutela de los presidentes de las cámaras federales de Buenos Aires, Martín Irurzún, y de Comodoro Rivadavia, Javier Leal de Ibarra.
El problema, según coincidieron otras dos fuentes judiciales ante las consultas de la prensa es que esas copias de resguardo permanecen en 14 cajas sin inventariar, por lo que se ignora qué contienen y qué período abarcan, aunque se estima que sería de los últimos cinco años. Es decir, que la conversación sobre los supuestos testaferros de Aníbal Fernández podría encontrarse allí. O no.
¿Qué se sabe de esa conversación? Sólo quedan unos pocos indicios y los nombres de quienes saben más, pero optaron por el silencio durante los últimos cinco años y medio.
La llamada
De la combinación de dos documentos judiciales que surge que un tal Ariel, que podría ser Ariel Gustavo González, uno de los procesados como supuesto lavador del dinero negro de narcos colombianos radicados en la Argentina, llamó a su celular a otro acusado como supuesto lavador en la megacausa Luis XV, Ramiro González Warcalde.
Sobrino del procurador general adjunto de la Nación -que de las escuchas surge su distanciamiento del acusado-, González Warcalde atendió esa llamada, el 5 de julio de 2011.
Ariel le comunicó entonces a González Warcalde que había "testaferros de Aníbal Fernández" interesados en comprar "el lote de Cardales", en alusión al country cerca de Exaltación de la Cruz, unos 70 kilómetros al noroeste de la ciudad de Buenos Aires. La respuesta de González Warcalde no fue, sin embargo, la que esperaba Ariel. Le dijo que creía que otro potencial comprador ya se lo había señado a Mauro Álvarez Sarría uno de los hijos que también se había radicado en la Argentina de Álvarez Meyendorff, pero que iba a averiguar más y, llegado el caso, le avisaría.
Consultado ayer por LA NACION, González Warcalde dijo no recordar esa conversación ni saber quién podría ser Ariel; mucho menos los supuestos testaferros de Fernández. "No recuerdo ningún vínculo entre ellos (por la familia de Álvarez Meyendorff radicada en la Argentina) y Aníbal. ¿La verdad? No recuerdo", insistió.
Un mes antes de esa conversación telefónica, sin embargo, González Warcalde había intermediado entre Álvarez Meyendorff y el empresario Carlos Daniel Tomeo, para la venta de un campo en otra localidad bonaerense.
Por su parte, Fernández, ex ministro del Interior y de Justicia y Seguridad, también negó cualquier interés en adquirir un lote en Cardales.
"Al principio me ponía mal cuando me agraviaban, pero ahora me da risa. ¿Por qué voy a preocuparme si no hice nada? ¡No hay un whatsApp, un mensajito, una foto, nada que me vincule a todo esto porque no existe, no es cierto!", dijo.
Mientras tanto, ¿qué pasó desde 2011 con esa transcripción y el audio? Que en marzo de 2012, el entonces juez Ferreiro Pella ordenó verificar si la voz del Ariel de esa escucha correspondía con la voz del acusado en la causa. Para eso pidió el CD a la Gendarmería, que al parecer lo presentó en el juzgado, que a su vez ordenó remitirlo al área de Operaciones Federales de la Policía. Pero no hay constancias en el expediente de que eso haya ocurrido.
¿Qué pasó? ¿Lo remitió, no quedó constancia y desapareció en la Policía Federal? ¿O nunca llegó hasta allí y nunca salió del juzgado, que a su vez ahora reclama ese CD a todos los posibles destinatarios o custodios, mientras plantea que la filtración podría "comprometer la investigación"?
Preocupación de la Iglesia por el narcotráfico
El padre Pepe Di Paola presentará mañana al mediodía, en Ramos Mejía, un fuerte documento sobre el avance del narcotráfico, elaborado por la Comisión de Pastoral sobre Adicciones y Drogadependencia del Episcopado. Será un día antes del comienzo de la última asamblea plenaria del año que harán los obispos. En tanto, la Comisión de Justicia y Paz, otro organismo episcopal, advirtió ayer sobre "la cultura de la muerte y la mafia de las drogas", al cumplirse un mes de la muerte del cura villero Juan Viroche, en Tucumán.
Publicar un comentario