26 nov. 2016

El plan de Boca para hacer la Súper Bombonera, una cancha para casi 78.000 espectadores

Uno de los símbolos del club
El proyecto fue elaborado por uno de los más prestigiosos estudios de arquitectos. Está bien visto por los dirigentes contrarios a la idea del nuevo estadio que propone Angelici. El sueño es una Bombonera más grande, ahí donde vibra desde 1940, con una cuarta bandeja a la cual se llegaría por ascensor, otros seis pisos de palcos vip para darle aún mayor reverbación que a la actual y capacidad para 77.495 personas, sentadas el 75%. El proyecto fue presentado por el reconocido estudio Manteola - Sánchez Gómez - Santos - Solsona - Sallaberry - Vinson en una carpeta con 23 folios y un CD adjunto. Ahí pueden verse las fotos que ilustran estas páginas, planos de las remodelaciones y tablas con el incremento de ubicaciones que permitirían las reformas en cada sector. Orlando Salvestrini -tesorero del club en la gestión de Mauricio Macri- acercó el audaz diseño de los arquitectos, responsables de algunos emblemáticos edificios porteños como la vieja casa matriz del Banco Ciudad (Florida 302). La Súper Bombonera, que implicaría una suba de casi 30.000 lugares con respecto al aforo de hoy, generó interés entre dirigentes opuestos al plan de un nuevo estadio, impulsado por Daniel Angelici. “Angelici habló mucho del tema en los medios. Nunca lo planteó en una reunión de Mesa Directiva, a las cuales, por otro lado, falta bastante”, comentó con malicia un miembro de la CD. Entre el centenar de organizaciones comunitarias y grupos vecinales que actúan en el barrio, algunos temen que el club quiera levantar un nuevo estadio en el predio delimitado por las calles Arzobispo Espinoza, Juan Manuel Blanes, Palos y Almirante Brown. La compra de ese predio en 180 millones de pesos fue aprobada por la Asamblea de Representantes el 31 de marzo de este año. Los 32.000 metros cuadrados, de acuerdo con el contrato, deben destinarse a la ampliación del circuito turístico y la actividad comercial de la zona, además de desarrollar la infraestructura urbana con biblioteca, teatro, salones de juegos... No se contempla una segunda cancha de fútbol.
Bombonera. El proyecto de rediseño de la cancha de Boca Juniors.
Jorge Ameal, presidente 2008/11, acudió a las elecciones del 6 de diciembre de 2015 con la promesa de tirar los palcos -inaugurados por Macri en 1996- y cerrar el anillo para tener una Bombonera 360°. Aparte de permisos municipales, la obra requería de una extraordinaria inversión inicial para adquirir las manzanas de Del Valle Iberlucea que limitan con el estadio Alberto J. Armando. Ameal perdió por 3358 votos contra Angelici, en el comicio más concurrido (26.136 socios) de la historia de nuestro fútbol.
El costo de cualquier obra es multimillonario. Angelici apuesta a capitales de países remotos, como los que abundan en las ligas europeas, en tanto que el estudio MSGSSS confía que una preventa de las nuevas localidades aportará recursos para el financiamiento.
“Vimos tres ventajas: no hay que comprar terrenos, no se monta una estructura sobre la ya existente y se puede construir mientras el equipo juega”, comentó un dirigente que se tomó su tiempo para leer la propuesta de los arquitectos. Y puso especial énfasis en el último rubro. Los números son elocuentes: Boca ganó 101 de los últimos 150 puntos que disputó en casa por campeonatos locales, cerca de un 68% de efectividad.
El debate por la Bombonera y las recurrentes crisis del equipo, pese a ser el más goleador del torneo y llevar nueve fechas invicto, silencian varios reproches que los propios aliados del oficialismo le formulan a la gestión.
“La autoridad más importante de un club, después del presidente, es el secretario general. Y el de Boca atiende en La Plata”, cuenta uno de los disgustados. El secretario de Boca es Gustavo Ferrari, ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires. Se ocupa de cuestiones más relevantes que la designación de un árbitro o el sistema de clasificación para la Sudamericana 2017.
Publicar un comentario