27 nov. 2016

"Si no renuevan las unidades, no aumentará el boleto"

Concejales afines a Alfaro aseguran que no llevarán el precio del pasaje a $ 13, como pidió Aetat, pero la suba oscilaría entre $ 8,95 y $ 9,50. “Si no renuevan las unidades como prometieron no habrá aumento”. El concejal José Francisco “Lucho” Argañaraz supeditó el aumento del boleto en la Capital a la renovación de la flota de colectivos. Luego de que los empresarios tildaran de insuficiente el potencial incremento de la tarifa a $9 en lugar de los $13 que solicitaron, ediles del Acuerdo para el Bicentenario (afín al intendente Germán Alfaro) y de la oposición arremetieron contra los transportistas. En noviembre, los propietarios de las líneas de colectivos, nucleados en la Asociación de Empresarios de Transporte Automotor de Tucumán (Aetat), habían pedido llevar el boleto de $ 6,95 a $ 13,05 (una suba del 83%). Concejales cercanos a la intendencia habían asegurado, por lo bajo, que se llevaría el precio a un valor entre $8.95 y $9.50. Argañaraz, vicepresidente de la comisión de Tránsito y Transporte del Concejo, postergó la definición respecto al ajuste en el transporte: “entendemos que los $13 pesos son excesivos. Lo que pedimos nosotros es que el empresariado mejore el servicio”. El radical, que integra el interbloque ApB en el cuerpo, relató que en enero acordaron con Aetat la última suba con el compromiso de que se renueven al menos 50 unidades (por ordenanza deben tener aire acondicionado). “Ahora nosotros les pedimos que cumplan. El presidente de Aetat salió enojado por la tarifa que se está negociando, pero es una locura llevar a $13 el servicio. Que muestren las unidades”, desafió el concejal. El edil Agustín Romano Norri también salió al cruce de los empresarios. “Son campeones en exigir pero dejan mucho que desear. Es un servicio público, pero hay ómnibus en mal estado y sucios; tampoco se respeta la frecuencia, no hay puntualidad en el recorrido de los colectivos. Y aún queda pendiente el compromiso de renovación de las unidades por parte del sector y la instalación de rampas para discapacitados”, opinó el radical. Romano Norri, presidente del interbloque ApB, explicó que si bien en el cuerpo aguardan la llegada de un informe encargado a la Municipalidad, se mantiene el acuerdo en el cuerpo para otorgar una suba que no supere $ 9,50. “Hay consenso para otorgar una actualización a causa de la inflación. Pero nunca llegaría a los $ 13 como pide (el presidente de Aetat, Daniel) Orell”, arremetió.
Junta de firmas
Los ediles de Fuerza Republicana (FR), Ricardo Bussi y Eduardo Verón Guerra, rechazaron el ajuste y prometieron llevar 20.000 firmas contra el aumento a la próxima sesión (aseguraron que ya suman más de 7.000). “Este es un nuevo atropello contra el bolsillo de los trabajadores tucumanos, que ya sufren una insoportable presión con los impuestos del gobierno nacional y del gobierno provincial. Somos el único partido que está en contra de la suba del boleto”, remarcaron los opositores.
Los bussistas pidieron un debate para mejorar el transporte público y calificaron de “engaña pichanga” la postura de otorgar una suba que se aproxime a la mitad de lo solicitado por Aetat.
“Aquí los oficialismo de la Municipalidad y del gobierno provincial se tienen que hacer cargo de que las políticas de transporte sean cualquier cosa desde hace 12 años. El ex intendente (Domingo) Amaya hizo gala de su cobardía durante toda su gestión y cada vez que había que promulgar un aumento del boleto huía a Buenos Aires para que el concejal que quedará como intendente interino se hiciera cargo del costo político. Alfaro se debe acordar, porque era el secretario de Gobierno de ese tibio. Y los alperovichistas alentaban esos tarifazo porque se garantizaban con eso transporte público para movilizar gente a los actos que organizaban para los Kirchner en estadios de fútbol o en hipódromos. Así que a la fiestita de los K la pagábamos todos en la década ganada”, finalizaron.
Publicar un comentario