27 nov. 2016

El Concejo de la capital tratará el Presupuesto 2017 en marzo

La previsión de gastos alcanza una suba del 32% respecto a este año.
La gestión del intendente, Germán Alfaro, prevé disponer de más de $ 4.000 millones para la administración de la capital en 2017. La Intendencia envió la semana pasada el proyecto de Presupuesto Municipal de 2017 al Concejo Deliberante. En el cuerpo, los concejales del interbloque Acuerdo para el Bicentenario (afín a la Municipalidad) aseguraron que se tomarán su tiempo para el análisis de la iniciativa, aunque dejaron en claro -por lo bajo- que el objetivo es evitar la sanción de la ordenanza en octubre de 2017, como ocurrió con la previsión de gastos de 2016.
La Secretaría de Hacienda y Presupuesto de la Municipalidad estimó en $ 4.353 millones el total de erogaciones para el año que viene. La previsión de gastos implica un incremento de $ 1.065 millones respecto a los $ 3.288 millones del presupuesto 2016 (es decir, una suba del 32%). El presidente de la comisión de Hacienda y Presupuesto, el peronista José María Franco (FOTO), explicó ayer que esperan poder darle dictamen y llevarlo al recinto en los primeros meses de 2017.
“El jueves tuvimos una reunión normal en la comisión de Hacienda, sin temas descollantes, si se quiere, porque tratamos pedidos de vecinos y otros temas habituales. La semana pasada ingresó el proyecto de Presupuesto 2017, pero por los tiempos administrativos no había sido girado para tratarlo en esta reunión”, comentó Franco, aliado a la gestión de Alfaro. “Debemos analizar los desagregados para poder estudiar qué partidas se incrementaron”, completó el concejal.
Fuentes municipales explicaron que un foco de conflicto con los ediles podría ocasionarse a raíz de los fondos designados para el funcionamiento del Concejo: el proyecto prevé para 2017 $206 millones, la misma cifra que en 2016.
El tratamiento del Presupuesto 2016, de ejecución en curso, no estuvo exento de polémica en el cuerpo. Si bien la Municipalidad había enviado el proyecto en diciembre de 2015, su tratamiento se postergó hasta octubre de este año. Es decir, se aprobó la proyección de gastos para el año vigente a tres meses de la finalización de 2016.
En su momento, los concejales del interbloque ApB habían justificado la demora en su tratamiento debido a los avatares económicos. Desde los bloques opositores Tucumán Crece (ex Frente para la Victoria) y Fuerza Republicana habían cuestionado la dilación y los montos asignados a las diferentes partidas. “No deberíamos tratar esta rendición de cuentas, o peor, esta imposición de gastos e inversiones, debido a que ya se encuentran ejecutadas”, había criticado el único integrante opositor de la comisión de Hacienda del Concejo, David Mizrahi (Tucumán Crece). El alperovichista había tildado el proyecto de presupuesto 2016 como “post supuesto”. “Es más que nada un informe de gastos, una cortina de humo para esconder gastos ya realizados”, había disparado.
Ricardo Bussi (Fuerza Republicana) había cuestionado las alternancias en los porcentajes de aumento de las partidas. “Sorprenden los aumentos de los rubros de gastos discrecionales, como la famosa partida 012 (Bienes y Servicios no Personales), que alcanza $ 227 millones, un 89% más que en 2015. ‘Transferencias para erogaciones corrientes’ también ha experimentado aumentos exagerados, llegando en este último caso a cuadruplicarse respecto al 2015. A contrapelo de ello, los rubros que hacen a la obra pública aumentaron tan sólo un 14%. Lo que habla a las claras del orden de prioridades totalmente distorsionado que tiene la gestión”, había analizado sobre el informe de 2016.
Publicar un comentario