9 dic. 2016

" La oposición votó Ganancias "porque no le toca administrar "

Para Funes de Rioja, la oposición votó Ganancias "porque no le toca administrar"
El presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) y vicepresidente de la Unión Industrial (UIA), Daniel Funes de Rioja, criticó este jueves la decisión de corte coyuntural que tomaron legisladores de la oposición al votar la reforma de la ley del impuesto a las Ganancias y dijo que esa decisión responde a que en la actualidad "no les toca administrar" el Estado. "Hay que revisar las posiciones, que no deben ser coyunturales; se puede cambiar de opinión pero no porque no es al que le toca administrar, hay que pensar seriamente la cuestión de fondo", consideró el dirigente fabril. Funes de Rioja sostuvo que "tanto la postura de predicar si no estoy en ningún gobierno como la de aferrarme a un presupuesto si tengo que gobernar, no tienen una esencia razonable para un país con desarrollo sustentable, que tiene que tener una pata fiscal".
"Estamos frente a una realidad fiscal que hay que mirarla en forma integral, en forma sistemática y hay que tener una política, que seguramente no sea de corto plazo, sino de mediano, donde hay que conjugar equilibrio fiscal y una presión impositiva razonable", agregó.
Funes de Rioja apuntó -en diálogo con Télam- que esas medidas apuntan hacia la posibilidad de que exista "equidad tributaria y para que pueda haber inversión y eficiencia del gasto, en función de que el que paga impuestos reciba servicios, que haya contrapartida".
"Debemos esperar la tramitación (sobre Ganancias en el Senado), este momento es tiempo de la política y la Cámara revisora tiene potestades para hacerlo y que exista una reflexión, que sea integral y no coyuntural", subrayó el dirigente fabril.
Por último, Funes expresó que "la realidad argentina muestra que hay una distorsión fiscal que tendrá como razón de ser necesidades impostergables de los Estados nacionales, y hay una acumulación de presión fiscal nacional, provincial y municipal".
"En el caso de la industria de la alimentación es muy fuerte la distorsión fiscal: el promedio en general es 34% y en alimentación llega a 40%, mientras que en bebidas puede llegar al 50%", concluyó.
Publicar un comentario