17 ene. 2017

Fernández, coimear no es robar "yo no fui".

Sincericidio de Aníbal F.: coimear no es robar
En la polémica entrevista el derrotado candidato a gobernador K explicó su teoría personal sobre la corrupción. Entre tantas frases de la entrevista playera de Aníbal Fernández con La Revista NOTICIAS que causaron revuelo mediático este fin de semana, hay una que pasó desapercibida, pero que vale la pena interpretar. Para no sacarlo de contexto, citemos completa su respuesta sobre cuánto le dolió el caso de los bolsos llenos de dólares revoleados por López: “Mucho. Es un balde de mierda que nos salpica a todos. Pero te voy a hacer una aclaración. Esa plata no es robada, es de la coima. Y cuando coimeás hay uno que cobra, que en este caso está preso, y otro que la pone y que todavía no lo conocemos.”. Y ahora hagamos foco: “Esa plata no es robada, es de la coima.” La afirmación merece entrar en el panteón de los sincericidios de la política nacional, junto a la célebre máxima de Barrionuevo, que nos recordó a los simples mortales que “la plata no se hace trabajando”. Gracias al cinismo histriónico de Aníbal, finalmente comprendemos la ética kirchnerista durante la década ganada. A ningún empresario se le robó nada pidiéndole un porcentaje en el negocio de la obra pública, sencillamente se trató de un acuerdo secreto entre dos partes -el Gobierno de turno y los contratistas del Estado- para maximizar ganancias. Ergo, coimear no es lo mismo que robar. Si solo consideramos los derechos e intereses de las partes mencionadas -dos actores con poder, funcionarios y empresarios-, el razonamiento cierra. Pero si se nos ocurre la ingenuidad de incorporar al cálculo a los millones de giles que pagamos impuestos que van a parar a las arcas estatales -presuntamente para el bien común-, entonces sí podemos dudar de la afirmación del candidato derrotado por Vidal en 2015. ¿Acaso coimear -dar y recibir- no es robarle a los contribuyentes y a los que no no pueden contribuir porque dependen en extremo de la ayuda estatal para sobrevivir? ¿Por qué sería delito, si no? Cada coima implica un sobreprecio que paga el Estado por un contrato, más una factura trucha que debe comprar la empresa contratista para blanquear ese falso excedente en sus libros contables. Acumulado por cientos o miles de episodios, significa una hecatombe de la economía nacional, con todas las víctimas del caso. O sea que no es apenas una joda entre tipos audaces sino un drama nacional.
Solo una cultura política que desprecia a las mayorías -aunque se declame lo contrario- y que privilegia el toma y daca entre élites puede considerar que una cosa es robar y otra, muy diferente, coimear.
Es claro que el ex jefe de Gabinete y derrotado candidato a gobernador bonaerense argumenta en la misma línea que lo hace siempre Cristina cuando de coimas se trata. La maniobra K es señalar al eterno cómplice de los grandes sobornos a funcionarios, o sea el establishment privado enriquecido por los contratos con el Estado. Una especie de guiño mafioso, que amaga permanentemente con prender el ventilador y llevarse a todos puestos. Esta lógica se complementa con otra provocación K: robar no está tan mal siempre y cuando sirva para el financiamiento de la actividad política, sin explicar si se trata de militancia generosamente rentada y/o de sobresueldos para funcionarios y/o de acumulación primitiva para formar nuevas burguesías nac & pop. Esa lógica se parece a la que confiesa el establishment de negocios en estricto off the record, cuando justifica su participación en el circuito coimero como la única manera de subsistir en un entorno donde la libre competencia es una utopía. Ojo que ambos tienen algo de razón, y a pesar de la hipocresía de sus excusas, la sociedad argentina se debe un debate serio sobre el tema, antes de que al nuevo gobierno le estallen escándalos tan obscenos como los de la era K, y tengan que salir sincericidas PRO para explicarnos que la transparencia era más una expresión de buenos deseos que una alternativa viable y realista para la democracia que supimos conseguir.
Publicar un comentario