20 ene. 2015

EL MOLLAR EL MAL EJEMPLO DE TURISMO TUCUMANO

Una imagen que se repite todos los años
"Fue una pesadilla llegar al Mollar. Chicas y chicos que no podían caminar de ebrios que estaban y toda la villa y el perilago cubiertos de botellas. Es tristísimo descubrir eso", explicó indignado Matías Jiménez.
El denunciante es pescador de alma que sufre cuando ve esas imágenes. "Nos conviene mucho más ir a pescar al Cadillal porque es más cerca. Pero no lo hacemos porque en esta época está lleno de borrachines que no te dejan entrar ni sacar la lancha del embarcadero público. Jamás imaginábamos que viviríamos lo mismo en La Angostura", reconoció indignado Juan Carlos Pedraza, otro deportista que sufrió con este viaje. La pesadilla de los pescadores fue así. Llegaron al Mollar el domingo apenas pasadas las 7 y cometieron el error de cruzar la villa para ir a comprar pan. En el camino por la calle provincial, se toparon con centenares de jóvenes consumiendo alcohol, gritanto y hasta peleándose. Ingenuamente pensaron que eso era lo peor que viviría. "Cuando llegamos al lago, nos encontramos con el doble de jóvenes y un montón de vehículos escuchando música a todo lo que da. Cuando estábamos bajando la lancha al agua, a un metro de la embarcación, cayó una botella de fernet vacía. Intentamos ver quién la había arrojado, y nos comenzaron a insultar. Nos asustamos y nos metimos rápido al agua para evitar que nos agredieran", relató Pedraza. Jiménez cuenta que con sus compañeros de pesca no estuvieron tranquilos hasta cerca de las 10. "Habíamos dejado nuestras cosas y teníamos miedo que nos robaran o nos dañaran los vehículos. Espero que las autoridades hagan algo para controlar todo esto porque no puede ser que estos jóvenes se adueñen de un lugar que es de todos los tucumanos", le dijo Jiménez.
El relato del pescador tira a tierra todos los anuncios que realizaron las autoridades. Antes de que comenzaran las vacaciones, con bombos y platillos, se lanzó el "Operativo Verano" con el que supuestamente se impodría tolerancia cero en el consumo de alcohol en la calle y en lugares públicos. También se comprometieron a reforzar la presencia de policías en El Mollar y los controles del IPLA, pero nada de eso se está cumpliendo.
Publicar un comentario