29 ene. 2015

NUEVOS SUELDOS PARA LOS AGENTES DE LA SECRETARIA DE INTELIGENCIA DE LA NACIÓN

En medio del caso Nisman, Cristina Kirchner fijó nuevos sueldos para los agentes de la Secretaría de Inteligencia. El salario básico más alto roza los $18.000, pero esos números pueden hasta duplicarse con los extras que suman los agentes
Después de impulsar la disolución de la Secretaría de Inteligencia (ex Side)Cristina Kirchner ordenó esta mañana fijar los salarios de sus empleados para 2015. La Presidenta, que había dejado a los agentes de la fuerza bajo sospecha por la muerte del fiscal AlbertoNisman , determinó que el máximo en este ejercicio para el personal de la fuerza rozará los $18.000; el mínimo será de $5100.
Lo establecido por Presidencia de la Nación mediante el decreto 129/2015 indica que este será el salario básico de los agentes a partir del 1 de febrero de 2015. A este importe se debe agregar los "plus" que tiene cada agente, como pueden ser los títulos académicos o la antigüedad. La remuneración básica para la categoría 1, la más alta en la escala jerárquica, es de $17.900. En el escalafón 18, el más bajo -para los agentes que recién ingresan-, los haberes son de $5191.
"El sueldo en mano puede ser de hasta más del doble de lo que dice el decreto", dijo a LA NACION una fuente que trabajó en el organismo. La normativa publicada hoy en el Boletín Oficial también establece que, a partir de febrero, se sumarán esos "extras" al sueldo. Es decir, que las bonificaciones y los suplementos que reciben los empleados de la ex SIDE tendrán ahora carácter remunerativo.
"Es una buena manera de disminuir el presupuesto de la SI porque ahora deberán pagar cargas sociales que antes no pagaban. Es una nueva manera de desinflar las partidas de inteligencia civil, en desmedro de la inteligencia militar, en manos de [César] Milani", agregó una fuente que todavía frecuenta la ex Side.
El presupuesto oficial de la SI se duplicó desde 2007, cuando Cristina Kirchner desembarcó en el Ejecutivo. Es un gasto que aumentó moderadamente, en comparación con otras áreas y con la inflación de por medio. La cifra proyectada para 2015 supera los $800 millones. Las internas políticas en la SI potenciaron la influencia de César Milani, jefe del Ejército, en tareas de espionaje, un área que el militar cercano a la Presidenta conoce por sus antecedentes en la fuerza. El presupuesto de "Inteligencia Operacional" del Ejército es de $568 millones para 2015.
La reciente intención del Gobierno de crear la Agencia Federal de Inteligencia para reemplazar a la ex SIDE pone en duda en qué situación quedarán los agentes que pudieran pasar a la nueva fuerza. "Lo más lógico sería que hagan una transferencia automática ante el personal que pase a depender de la AFI", explicó una fuente especializada en temas de Inteligencia.
Una semana después de la muerte de Nisman , y luego de que el oficialismo apuntara a ex agentes de inteligencia de maniobras contra el Gobierno, la Presidenta anunció que impulsará un proyecto de ley para disolver la ex SIDE que será reemplazada AFI
FALTA DE CONTROL
Desde la muerte del fiscal Alberto Nisman, la Secretaría de Inteligencia quedó bajo sospecha tras las acusaciones lanzadas por Cristina Kirchner. La ex SIDE mantiene hermetismo sobre la información más básica de una dependencia pública: no se conoce su planta de empleados, no se sabe qué tareas cumplen sus agentes, su organigrama no es público, no tiene página web y, menos, cuenta de Twitter, como sus colegas de la CIA. Sólo es auditada por una comisión legislativa que está paralizada.
Un dato que genera misterio es el personal de la SI. La información pública oficial apenas deja conocer dos funcionarios del organismo: Oscar Parrilli , jefe de la entidad, y el subsecretario Juan Martín Mena. No se tiene información oficial sobre la cantidad de empleados y menos aún sobre los agentes que operan por afuera de la estructura oficial. Tampoco sobre los mandos medios.
El caso Nisman también dejó desnudó la existencia de agentes de inteligencia que operan por afuera de la SI, pero que aseguran pertenecer a "La Casa", como llaman los espías a la Secretaría. Es el caso de Allan Bogado, un hombre clave en la denuncia del fiscal, que el Gobierno niega que pertenezca orgánicamente a la fuerza, pero que espiaba a disposición de Presidencia.
Cinco fuentes consultadas por LA NACION estimaron que poco menos de 2000 personas trabajan en el organismo. Estimaron, además, que cerca del 75% de los $ 800 millones de presupuesto fijados para 2015 están destinados al pago de sueldos del personal.
Publicar un comentario