7 dic. 2015

LOS MINISTROS MILLONARIOS DEL KIRCHNERISMO

Multimillonarios: cómo evolucionó el patrimonio de los ministros kirchneristas
La mayoría de los funcionarios emblemáticos del Gobierno multiplicaron sus bienes durante la gestión; las inversiones más curiosas del gabinete. Para el gabinete kirchnerista, la década que pasó fue pura ganancia. Los ministros del gobierno saliente se convirtieron en multimillonarios durante los últimos años, con un estilo de vida que raya el lujo en muchos casos. Gracias a sus inversiones inmobiliarias, la compra de bonos y el éxito en su actividad privada, los funcionarios más identificados con Cristina Kirchner , al igual que su jefa política, multiplicaron sus bienes durante la gestión. Algunos dejan sus cargos investigados por enriquecimiento ilícito. Se eligió a los diez ministros kirchneristas más emblemáticos para observar su crecimiento patrimonial, de acuerdo a la serie de declaraciones juradas presentadas en la Oficina Anticorrupción (OA). La curva muestra un punto de inflexión en el año 2012: a partir de entonces los ministros ya no estuvieron obligados a informar los bienes de sus esposas o cónyuges. En casi todos los casos se observan significativos crecimientos, a pesar de que el punto inicial incluía los bienes gananciales y el final, sólo los activos personales. Con inversiones llamativas, como propiedades en el exterior, departamentos en barrios de lujo y autos importados, así evolucionaron las finanzas de los ministros desde que ingresaron al gabinete.
Guillermo Moreno, el que más creció. El emblemático secretario de Comercio y una de las espadas del modelo kirchnerista, fue el ministro que más se enriqueció durante la gestión de los Kirchner: un 13.000% en doce años. Moreno comenzó integrando el grupo de los funcionarios más austeros, con sólo $33.000, y logró escalar hasta el cuarto lugar en el ránking, con más de $4,3 millones declarados el año pasado. Cuando ingresó a la función pública, como secretario de Comunicaciones, se declaraba sin casa propia y con dos autos con años de uso: un Ranault 18 modelo '82 y un Fiat Ducato modelo '97. A pesar de que la ley lo obligaba, nunca declaró a su pareja, Marta Cascales, con quien vivía en la planta baja de un edificio de Constitución.
Tras la década ganada, la situación cambió: ya como agregado en económico en la embajada argentina en Italia, declaró más de $1,5 millones en títulos públicos (algunos atados al dólar), un fideicomiso en la calle Donato Álvarez valuado en $740.400 y ahorros cash por $95.000. A su empresa personal, dedicada a la venta de artículos de ferretería, la valuó en $1.180.000.
Ricardo Echegaray, barrio privado y propiedad en Uruguay. El otro ministro que se caracterizó por el incremento exponencial de su patrimonio fue el titular de la AFIP Ricardo Echegaray . Multiplicó sus bienes 39 veces entre 2003 y 2014, con un salto de $186.000 a $7,2 millones ¿Cómo lo hizo? Cuando asumió Echegaray tenía una casa en Río Gallegos, un Volskwagen Gol y un jeep Cherokee, además de $9.000 en concepto de ahorro. Pero durante su gestión el titular de la AFIP cambió sus vehículos y se mudó de barrio. Ahora vive en un barrio privado de Tigre en una casa valuada en casi $1 millón y tiene un departamento en Capital Federal.
Además, el funcionario que restringe la compra de dólares compró un departamento con cochera en Uruguay cotizado en $900.000. Compró una camioneta Toyota 4x4 y un Corolla modelo 2010, sumó dos embarcaciones y tiene casi medio millón en ahorros.
Juan Manzur, el más rico. Si se rankea a los ministros por su fortuna, el titular de Salud y gobernador electo de la provincia de Tucumán es, por lejos, el ministro más rico del gabinete. Sus bienes ascienden a los $23 millones, un 234% más que cuando asumió en 2009. Investigado por enriquecimiento ilícito, el funcionario se caracterizó por la compra y venta de acciones y por las operaciones inmobiliarias. Al iniciar su gestiónManzur tenía un emporio: 26 propiedades distribuidas en Tucumán, San Juan y el Gran Buenos Aires. Pero en el camino, acosado por las investigaciones judiciales, se deshizo de la mayoría de sus casas y retuvo sólo dos casas en el municipio de Yerba Buena -una valuada en más de $ 2,4 millones- y un local.
El funcionario vendió la mayoría de su aceitunera Tío Yamil en $ 15 millones y, como parte del acuerdo comercial, contrajo una deuda con el histórico empresario del sector José Nucete por $ 7 millones.
Florencio Randazzo, prolífero empresario. Tercero en el podio de los ministros más ricos se ubica Florencio Randazzo , detrás de Manzur y Echegaray. Desde que asumió como ministro del Interior en 2008 cuadruplicó su patrimonio: pasó de $1,3 millones a $5,2 millones.
Su inversión no estuvo en los inmuebles: aún sostiene su departamento en Mar del Plata, sus cinco inmuebles en Chivilcoy, la casa en la que vive en Gonnet y sus tres propiedades en La Plata, todos adquiridos durante los años '90. Randazzo creció, principalmente, como empresario. Sumó acciones en la constructora Simetrica SA y en la heladería Ca.Mi.Car SRL y empezó a participar en la inmobiliaria La Grulla y en el gimnasio Platense SRL, donde adquirió acciones por $600.000. En efectivo, Randazzo ahorró casi un millón.
Kicillof, inversor en Uruguay. Kicillof aumentó sus bienes casi un 165% como ministro de Economía. El joven ministro de origen militante llegó a su primer millón durante su gestión: sus bienes pasaron de $670.000 en 2011, cuando era secretario de Política Económica, a $1.830.000, según su última declaración jurada.
¿En qué invirtió durante estos años? Reconocido por su férrea defensa del proyecto nacional y popular, el titular de la cartera económica se benefició por sus inversiones en el exterior. Durante su gestión sumó una propiedad en el balneario El Ensueño de Uruguay y finalizó con tres inmuebles en ese país que, tras valorizarse a lo largo de los años, ahora suman $507.000. Además, Kicillof hizo mejoras en su casa de Parque Chas y adquirió un fideicomiso con la constructora de un edificio en la calle Junín al 600. Tras pesificar sus dólares en efectivo, por pedido de la Presidenta, finalizó con ahorros por casi $350.000. Nunca cambió su Renault Scenic.
Este año, Kicillof comenzó a ser investigado por supuesto enriquecimiento ilícito por el fiscal federal Jorge Taiano tras una denuncia de Santiago Dupuy de Lome, un abogado vinculado a Pro.
Aníbal Fernández, por cuatro. El jefe de Gabinete multiplicó por cuatro su patrimonio durante los doce años de kirchnerismo. Cuando asumió como ministro del Interior de Néstor Kirchner en 2003, contaba con un patrimonio de $832. 231 y al finalizar su mandato como jefe de Gabinete de Cristina, declaró $3,4 millones. Las cifras finales no incluyen los bienes de su cónyuge, su subsecretaria de Presidencia Silvina Zabala.
El jefe de Gabinete se declara un "exitoso abogado" al igual que su jefa política. En su última declaración jurada aseguró que ganó un promedio de $ 50.000 mensuales por su profesión. Durante el kirchnerismo, Aníbal renovó los modelos de sus autos en reiteradas oportunidades. Como saldo, comenzó con dos Renault Clio y finalizó con un BMW modelo 2013 valuado en $606.000. Fernández vendió tres departamentos, dos casas y un local que poseía en Quilmes, y adquirió dos departamentos y dos cocheras en la misma localidad. La gran diferencia la muestra sus ahorros en efectivo y sus depósitos bancarios: pasó de unos $100.000 a $1.220.000 al final de 2014.

Julio De Vido, con bienes gananciales. Es el único ministro que aparece como más pobre que al comienzo. El motivo es simple: casi todos los bienes están a nombre de su esposa, la escribana Sandra Minicelli. La última vez que el ministro de Planificación declaró sus bienes gananciales, en 2012, la pareja sumaba casi $5 millones. Con la nueva ley, De Vido declaró que el año pasado tenía, como propio, un patrimonio de $760.000.
En el 2003, De Vido tenía con su esposa tres autos (compartidos al 50%), un departamento en Capital Federal, un local en Río Gallegos y ahorros por casi $1 millón. En su última declaración jurada indicó que a su nombre conserva la mitad del departamento porteño y un auto y depósitos bancarios por $500.000.
Amado Boudou, bon vivant. El vicepresidente, investigado por enriquecimiento ilícito, aumentó su fortuna en un 225%: pasó de unos $800.000 a unos $2,2 millones. Ya desde que ingresó a la función mostró su gusto por los buenos autos y los barrios caros. Tras varias compras y ventas de vehículos, Boudou terminó con una flota integrada por un Audi A4, otro auto último modelo que no detalló, una moto KTM y una Harley Davidson Road King Classic.
Además, se mudó a Puerto Madero. La secuencia de declaraciones juradas indica que Boudou dejó en 2009 su casa de Vicente López para mudarse a Puerto Madero. Allí vivió en dos departamentos. Primero en el River View, el inmueble que luego alquiló a Fabián Carosso Donatiello y cuyas expensas pagó Alejandro Vandenbroele. Luego se mudó a otro departamento a una cuadra, en el edificio Madero Center, que aún conserva.
Además aumentó sus acciones en Inversiones Inmobiliarias Aspen SA (con un valor nominal que varió de $600 a $6.000) y adquirió en 2010 Hábitat Natural, por $354.000.
Oscar Parrilli, inversiones inmobiliarias. El actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia e histórico secretario de Presidencia Oscar Parrilli fue uno de los funcionarios que más creció durante la era kirchnerista. Pasó de $376.000 en 2003 a $3,2 millones correspondientes al año pasado, es decir, un 800% de crecimiento.
Sus inversiones están en lo inmobiliario. Vendió y compró terrenos y casas y hacia el final declaró 14 propiedades en las provincias de Neuquén y Río Negro. Se deshizo de sus dos autos y su lancha Yamaha, pero incrementó sus ahorros: pasó de $115 declarados a casi $150.000, incluidos mil dólares.
Carlos Zannini, el más austero. El secretario de Legal y Técnica apenas varió su patrimonio y es uno de los funcionarios que no llegó a su primer millón: pasó de $500.000 a casi $800.000 declarados. Mantiene su casa de Río Gallegos y cambió su auto Nissan por una Toyota Hilux modelo 2011. Con depósitos y efectivo por $200.000, los ahorros de Zannini son una buena parte de su patrimonio.
Publicar un comentario