13 dic. 2015

Otra vez sopa de arroz

Alperovich usó un avión oficial y reavivó el debate
El ex gobernador Alperovich utilizó una de las dos aeronaves para regresar a esta provincia luego de su jura como senador nacional. Una ley de 2010 faculta al Poder Ejecutivo a autorizar vuelos a funcionarios y legisladores nacionales. Quejas de la oposición y pedidos de mayor transparencia.
El uso de los aviones de la Provincia volvió a ponerse bajo la lupa de la opinión pública y de la oposición. Este es el primer cuestionamiento que se da durante la gestión del gobernador Juan Manzur. Sucede que el ex mandatario José Alperovich empleó una de las aeronaves oficiales para retornar de Capital Federal (Buenos Aires) el viernes 4, tras jurar como senador nacional. Las especulaciones se abrieron, entonces, en torno a si podía o no hacerlo.
Según fuentes de la Casa de Gobierno que ratificaron la información, Alperovich estuvo a bordo de una de los aviones. Añadieron que contaba con la autorización de Manzur y que ese día no hubo pedidos para que se concreten vuelos sanitarios.
La Ley N° 8.350 -de septiembre de 2010- reguló quiénes podían volar en las unidades provinciales.
En el segundo artículo de la norma se especifica cuáles se consideran como vuelos oficiales.
Por un lado, enumera aquellos relacionados con traslados de pacientes u órganos para transplantes y los que se realizan para atender necesidades ocasionadas por fenómenos climáticos, catástrofes, accidentes, búsqueda o rescate de personas.
Por el otro, afirma que también lo son cuando se trate del traslado del Gobernador y sus acompañantes; funcionarios nacionales, legisladores nacionales, provinciales y/o autoridades de otras provincias y funcionarios, empleados públicos o personas contratadas por el Estado en el marco de una misión oficial.
Como Alperovich había jurado unas horas, era legislador nacional al momento del vuelo. Por eso, afirma el Gobierno, fue legal el uso del avión. En tanto, fuentes cercanas al ex gobernador consignaron que se trasladó solo y que al viaje de ida lo había hecho junto a Manzur en la misma aeronave.
“Nadie se queda sin volar”
“No hay vuelos secretos. Todos quedan registrados. No se puede volar y que no se sepa”, consignó el secretario general de la Gobernación, Pablo Yedlin. El funcionario, del que depende el área de Aeronáutica, aclaró que nadie en Tucumán se quedó sin la posibilidad de volar porque algunas de las aeronaves haya estado ocupada por un vuelo oficial. “No es una cuestión de suerte (el poder acceder). En el caso de que se estén reparando o estén ocupadas, se alquila un vuelo sanitario”, advirtió.
“Algunos hacen usos irresponsables del tema y la gente se preocupa. Cada vez que hay un vuelo de un funcionario, se cree que se va de vacaciones. Aquí se trata de un vuelo solicitado por un senador nacional que fue aprobado. Hay malentenidos a veces con el uso oficial. La gente cree que está mal, porque se dice que son sanitarios los aviones. Y son para ambos usos”, afirmó Yedlin. Subrayó que el criterio adecuado es evaluar el objetivo del vuelo por sobre quiénes sean los que viajen.
Aseguró que si legisladores nacionales opositores, por ejemplo, lo solicitarían podrían emplearlo si el motivo está justificado.
Afirmó, por otro lado, que se trabaja en un decreto para actualizar a la norma que regla los procedimientos y usos de la flota, que data de los años ‘70 y tiene, por el contexto histórico, otra impronta. Abordarán los circuitos de autorización y priorización, por ejemplo. “Aportará a que no quede la duda de que alguien pueda haber hecho un uso para fines no sanitarios y oficiales”, agregó.
Cuando los dos aviones están en funcionamiento, precisó Yedlin, uno está permanentemente equipado para vuelos sanitarios y el otro, es destinado para los oficiales. Señaló que quienes pueden autorizar los traslados son la ministra de Salud, el secretario general y el primer mandatario.
Está previsto que en el sitio web oficial del Gobierno se ponga en funcionamiento un link para poder seguir en vivo los movimientos de los aviones, según había explicado Yedlin anteriormente a este diario.
Reformas
Tras las versiones, los legisladores radicales José María Canelada, Adela Estofan yEudoro Aráoz presentaron un proyecto de ley para reformar el uso, destino y administración de las aeronaves. Los parlamentarios tendrían el objetivo de que se reduzca el uso de la flota para “evitar abusos y permitir que estén disponibles para el fin que fueron comprados”.
La iniciativa pretende modificar la ley 8.350, al entender que otorga un viso de discrecionalidad al empleo de los aviones. Al respecto, afirmaron que propondrán que se incluya una norma de transparencia activa para conocer dónde, cómo y por quienes son utilizados.
Los legisladores solicitaron un pedido de informe al gobernador Manzur requiriendo conocer la cantidad e identificación de las aeronaves que posee la Provincia y el movimiento.
A las críticas se sumó también Federico Masso, dirigente de Libres del Sur y funcionario del área de Desarrollo Social de la Municipalidad capitalina. “Si Alperovich tiene miedo a que la gente lo haga pasar un mal momento en vuelos de líneas, cuyo costo solventa el Senado, que se compre uno privado y deje de usufructuar los dineros de la Provincia”, cuestionó Masso.
Durante la gestión de Alperovich se compraron dos aviones, el Citation Bravo (en 2006) y el Lear Jet (en 2012); y un helicóptero.
Tras la adquisición del primero se el uso que se le dio generó polémicas y denuncias desde sectores de la oposición. La controversias políticas derivaron luego en que la Legislatura regulara, en 2010, el uso de la flota. La Ley N° 8.350 autorizó finalmente a los aviones y al helicóptero a realizar vuelos oficiales, particulares gratuitos y particulares privados. En cuanto a estos dos últimos tipos, sólo se prevé en ocasiones excepcionales.
LA FLOTA
Por el helicóptero.- El helicóptero provincial (foto superior) no escapó a las polémicas. A principios de año, las redes sociales habían estallado de críticas por una foto de Juan Manzur y Osvaldo Jaldo junto a la aeronave en Trancas durante la campaña. Fuentes oficiales explicaron entonces que Manzur y Jaldo emplearon la unidad en sus roles de vicegobernador y ministro del Interior en una visita oficial para supervisar el trabajo de maquinarias en ríos de la zona.
Vuelos sanitarios.- Hasta octubre, el Sistema Provincial de Salud había realizado 43 vuelos sanitarios. Treinta y cuatro de ellos se habían concretado en el Cessna Citation (foto inferior). El resto fueron vuelos sanitarios en aviones alquilados. Esto sucedió porque el avión sanitario, por exigencia de la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), debe tener una revisión anual. Por ejemplo, hay una fase de esa revisión (la fase cinco) en la que el avión debe tener unas 400 horas de taller, y son aproximadamente unos 30 días hábiles, período en el cual se lo desarma completamente para revisar parte por parte.
El costo.- El helicóptero, en 2004, costó U$S 1,6 millón. El Cessna Citation Bravo implicó a la Provincia, en 2006, un desembolso de U$S 6 millones. Por el Lear Jet, una unidad usada, el Estado pagó otros $ 36,9 millones en 2012.
Antecedentes
Denuncias y cuestionamientos que derivaron en una ley que reguló el uso
En 2007, el ex legislador Alejandro Sangenis (MP3) había solicitado informes por un vuelo que el gobernador había concretado a Mar del Plata, en abril. El 4 de diciembre de ese mismo año, en tanto, la Provincia había alquilado un avión sanitario privado para concretar un transplante porque la aeronave oficial se encontraba en Brasil, a donde había viajado Alperovich para participar de un encuentro. A estos episodios se suman la presentación de principios de 2010, en la que el dirigente Ariel García, había pedido que se investigue si el gobernador y su familia habían usado el avión para ir a Punta del Este de vacaciones. En 2012, Dardo Caciccio había atribuido el deceso de su hija Morena a la supuesta imposibilidad de usar el avión. La causa se revitalizó este año.
Publicar un comentario