27 nov. 2016

TODAVÍA NO SE PIENSA EN UNA INTERVENCIÓN PARA YERBA BUENA

El radical García negó que se piense en una intervención
Duras críticas del “vice” 2° de la Cámara. El vicepresidente 2° de la Legislatura, el radical Ariel García, volvió a mostrar sus diferencias políticas con su “correligionario”, el intendente de Yerba Buena, Mariano Campero. Jefe municipal había denunciado una “campaña de hostigamiento” en su contra. Y, en coincidencia con el edil macrista Pedro Albornoz Piossek, señaló por esas supuestas maniobras al legislador García (hermano del concejal radical Maximiliano García, rival de Campero en la “Ciudad Jardín”) y al ex intendente peronista Daniel Toledo (hoy secretario del bloque oficialista en la Cámara). Ayer, García negó que exista un plan desestabilizador desde la Legislatura. “Ante cualquier intento de intervención al municipio, yo seré el primero en oponerme y defenderlo, como ya lo hice una vez, cuando era edil ‘Camperito’”, dijo García, quien en todo momento remarcó los diminutivos al referirse al jefe municipal. Y añadió: “no hay fantasma de intervención en la Legislatura; lo que sí hay en la gestión municipal de Yerba Buena son muchas cosas que están mal; por eso, todos los concejales pueden contar con mi apoyo también para darle transparencia a la administración pública de la ciudad”. En las últimas elecciones de la UCR, García se postuló para presidente y perdió con el candidato Julio Herrera, afín al referente radical José Cano. El intendente de Yerba Buena formó parte de las filas del armado canista. A partir de entonces, la interna local en el centenario partido se fue recrudeciendo. Ayer, tras la denuncia de una campaña de hostigamiento por parte del jefe municipal, García salió a su cruce. “’Camperito’ tendría que ser más agradecido con la gente que lo apoyó. También conmigo, porque fuimos la lista del Acuerdo para el Bicentenario que más votos le aportó. Y no le costó ni un centavo, a pesar que nunca nos dio ni las gracias. Tendría que darse un bañito de humildad”, afirmó. Y lo instó a que piense en “beneficio de la gente y no de su club de amigos”. “Tiene que bajarse del poni para reflexionar que hace un año era un concejal y exigía lo mismo que hoy, como intendente, le niega al Concejo”, dijo.
Publicar un comentario