26 ene. 2017

Impulsan un proyecto para integrar a personas con hipoacusia

Los ediles capitalinos del Acuerdo para el Bicentenario (ApB) apuestan a una ciudad inclusiva. Para eso, el radical Agustín Romano Norri junto al presidente del Concejo Deliberante, Javier Aybar, y al edil Rodolfo Ávila presentaron un proyecto para que el municipio de San Miguel de Tucumán adhiera a la ley provincial Nº 6.941 y su modificatoria, con el propósito de “remover las barreras comunicacionales, a fin de conseguir la equiparación de oportunidades para personas sordas o que padecen hipoacusia en el ámbito de la provincia de Tucumán. A tal fin se instrumentarán las acciones  tendientes a disponer los recursos humanos y tecnológicos necesarios para asistir en forma efectiva a las personas discapacitadas”.
La iniciativa también prevé facilitar a las personas con sordera o hipoacusia la realización de trámites y tareas cotidianas que todo ciudadano efectúa en las reparticiones dependientes de la Municipalidad. "El objetivo es que el Departamento Ejecutivo implemente, en aquellos organismos que brindan atención al público, las señales audiovisuales contenidas en la ley provincial. Además, estas reparticiones deberán contar con personal capacitado en lenguaje de señas que atienda los requerimientos de los ciudadanos con disminución de la capacidad auditiva, siendo el trato de los mismos prioritario y preferencial", detalló Romano Norri, quien el año pasado propuso veredas táctiles para no videntes.

En aquella oportunidad, el titular del interbloque del ApB había manifestado que "la iniciativa tiene como objetivo liberar la vereda como espacio público esencial destinado a la circulación peatonal y como estructura de  lugares de encuentro social. Busca favorecer la circulación fluida de peatones y la accesibilidad de todas los habitantes a partir de la eliminación de obstáculos y el ordenamiento del mobiliario urbano, del arbolado y del uso del espacio público por parte de los privados".
Respecto a las aceras táctiles, Romano Norri brindó detalles técnicos sobre el diseño de las baldosas que serán necesarias para llevar adelante el programa. "Se requerirán de baldosas imantadas (por su composición ferrosa) que permitan ser una guía de desplazamiento como parte del concepto de accesibilidad universal para aquellas personas que usan bastones blancos. Este tipo de material incorpora al piso códigos texturizados en base a surcos y texturas geométricas con relieve y características podotáctiles, que  entregan información necesaria para ser reconocidos como señal de circulación o avance seguro, giro y alerta o detención. Asimismo, las baldosas deben poseer características antideslizantes otorgando mayor valor por el grado de seguridad en caso de lluvias", describió.

Publicar un comentario